Introducción

La subasta 5G en Brasil fue considerada exitosa por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y por el Ministerio de Comunicaciones, principalmente por los cinco nuevos actores en el mercado de servicios móviles, la alta prima y la venta del 85 por ciento del espectro ofertado.

Lo que motivó el resultado fue que no se trató de una subasta con fines recaudatorios, ya que la mayor parte del pago en efectivo se canjeó por compromisos para cubrir ciudades, pueblos y carreteras en Brasil. Sin embargo, Anatel fue exigente en sus obligaciones y, ahora, las nueve empresas que ganaron la licitación tienen el desafío de invertir más de 50 mil millones de reales en el país (9.15 millones de dólares), además de pagar 4,8 mil millones de reales (876 millones de dólares) adicionales al Tesoro Nacional.

Aun así, hubo interés en las frecuencias, principalmente en las bandas de 700 MHz, 2,3 GHz y 3,5 GHz, lo que demuestra que las empresas vieron posibilidades de retorno de inversión en el mercado brasileño.


Lo que motivó el resultado fue que no se trató de una subasta con fines recaudatorios.”

— Mirella Cordeiro, corresponsal de DPL News en Brasil