2020: el año de la inmersión digital

383

Reforma Jorge Fernando Negrete P.

El 2020 será recordado como el año cuando nos enclaustramos y encendimos nuestra vida digital. El año del confinamiento por Covid-19 y como el año del colapso analógico.

En el amanecer de 2020 observamos cómo China desplegó una red digital que ofreció, a menos de 4 semanas de la crisis, educación vía Internet a 260 millones de ciudadanos. Al mismo tiempo en Norteamérica, México, EU y Canadá suscribían el primer acuerdo de tercera generación comercial en el mundo, el T-MEC, incorporando los capítulos de Telecomunicaciones, Comercio Digital y Propiedad Intelectual. Un marco de cooperación sobre la economía de mayor crecimiento en el mundo, la digital.

Estados Unidos licitó, en este periodo, la mayor cantidad de espectro radioeléctrico de su historia y destinó 20 mil millones de dólares para conectar a 6 millones de no conectados en áreas rurales. En mayo, América Latina percibió incrementos de tráfico de datos en sus redes que fluctuaron entre 50 y 300 por ciento. Todos los países en la región tomaron decisiones de protección al consumidor y preservación del servicio de telecomunicaciones, al que se le consideró esencial o como un servicio público.

Thierry Breton, comisario de Mercado en Europa, señaló que “las infraestructuras digitales han demostrado ser cruciales durante la pandemia para ayudar a los ciudadanos, los servicios públicos y las empresas a superar la crisis”.

En apoyo, Margret Vestager expuso: “en un momento en el que el acceso a Internet de banda ancha representa tanto un bien fundamental como un interés geoestratégico para las empresas, debemos, junto con los Estados miembros, habilitar y acelerar el despliegue de redes de fibra y 5G. Una mayor conectividad contribuirá a crear puestos de trabajo, impulsar el crecimiento sostenible y modernizar la economía europea”. Por su parte, España destinará 140 mil millones de euros para la recuperación, incluida la digitalización de ciudadanos, pymes y administraciones públicas.

Empresas como Microsoft, Amazon, Facebook y Google incrementaron su valor en Bolsa, y otras más domésticas, como Zoom, dispararon su valor. Antes de la crisis, Zoom contaba con 30 millones de usuarios; a inicios de la pandemia llegó a 300 millones. Hoy vale más que las siete aerolíneas más grandes en su conjunto.

La pandemia mundial mostró las dos caras de Jano. La primera nos permite comprender que quien estuvo conectado, preservó el ejercicio de sus derechos fundamentales e incrementó sus capacidades para integrarse a la vida económica. La segunda cara, expuso un escenario de desigualdad digital y la urgencia de medidas para recuperar, por ejemplo, la educación de 1,500 millones de estudiantes, cuyo aprendizaje se vio cancelado por el cierre de las escuelas.

En épocas de pandemia, la pobreza no se mide por el ingreso económico sino por el acceso a la conectividad y el bienestar digital liberado. La pandemia nos regresará al PIB per cápita equivalente al que teníamos hace 10 años y la única forma de acelerar la recuperación es con el recurso digital.

Ahora bien, para transformar hay que conectar. ¿Cuáles son los retos?

1. México carece de una secretaría TIC y coordinación interinstitucional.

2. México tiene los precios de espectro radioeléctrico más caros de América Latina y entre los más caros del mundo.

3. México es el único país de América Latina sin visión digital en la forma de agenda digital.

4. Los operadores han perdido ingresos y valor de mercado.

5. Si la competencia no es convergente, no hay competencia. Los máximos niveles de bienestar digital a la sociedad ya fueron liberados. Tenemos las tarifas fija y móvil más bajas de la región, pero no tenemos innovación ni ofertas convergentes. La reforma que dio origen al más poderoso regulador convergente de América Latina no ha generado competencia convergente.

Se cierra 2020 entre la oportunidad de incorporarnos a la economía digital del T-MEC o perder la locomotora del desarrollo digital, en un año que ha sido… el de la inmersión digital.

Presidente de Digital Policy & Law

Twitter @fernegretep