Durante 2020 acontecieron los lanzamientos pioneros de 5G en el mundo, previa licitación de frecuencias para satisfacer los requerimientos técnicos y de datos de la nueva generación inalámbrica. Pero al mismo tiempo fue el arranque de la investigación y desarrollo de 6G. Las principales potencias y regiones tecnológicas ya aprendieron y comprendieron que el liderazgo es importante y que de ello depende el futuro camino que tomarán los avances tecnológicos y la innovación. DPL News presenta un seguimiento inicial a los primeros pasos hacia 6G en el mundo.

Además de ser el año de la Covid-19 con repercusiones para toda la economía y sociedad, el 2020 también se recordará como el año cuando 5G cumplió diversos hitos que la ponen en camino de convertirse en la tecnología de más rápida adopción en la historia. Sin embargo, mientras 5G apenas da los primeros pasos, países y compañías colocaron por primera vez a 6G en el centro de sus agendas de desarrollo tecnológico para la siguiente década.

Al cierre de 2020, 412 operadores en 131 países estaban invirtiendo en la instalación de redes 5G, con 85 redes desplegadas alrededor del mundo, según información de la Asociación Global de Proveedores Móviles (GSA). 

La Asociación estima que 126 operadores en 54 países habían lanzado redes para servicios móviles de conformidad con los estándares del 3GPP, mientras que 48 operadores ofrecían servicios fijos-inalámbricos.

.

Mayor velocidad, latencia ultrabaja (1 ms) y conectividad masiva para el Internet de las Cosas (IoT) son las características principales de las redes 5G.

La Universidad de Oulu en Finlandia, estableció algunas de las primeras métricas que 6G tendrá que cumplir, tales como latencia de 0.1 ms, velocidades de 100 Gbps-1 Tbps, 10 veces mayor eficiencia energética y dispositivos con baterías de hasta 20 años, además de un incremento del tráfico de 10 mil veces.