46% de las mujeres de países de bajos ingresos aún están ‘desconectadas’ del Internet móvil

Ellas tienen 20% menos probabilidades de acceder a la banda ancha móvil y de adquirir un teléfono celular, lo cual obstaculiza que se beneficien de las oportunidades digitales.

871

Aunque la brecha de género en el acceso a la conectividad se ha reducido en los últimos años, todavía un 46 por ciento de las mujeres de países de bajos y medianos ingresos no utilizan Internet móvil, lo cual implica que ellas tienen 20 por ciento menos probabilidades de acceder a este servicio en comparación con la población masculina.

El acceso a tecnologías como Internet no sólo es un canal de comunicación, sino que brinda oportunidades de crecimiento y otorga poder a las mujeres sobre sus vidas, por ello es importante cerrar esta brecha, indica el reporte La brecha de género móvil 2020 elaborado por la GSMA.

La desigualdad también se observa en la propiedad de dispositivos móviles, que constituye “la primera etapa en el viaje del usuario de Internet”. Más de 390 millones de mujeres no poseen un teléfono celular y es 20 por ciento menos probable para ellas adquirir un equipo.

Uno de los obstáculos para tener un teléfono a través del cual conectarse a la red es la falta de asequibilidad y de agencia para comprarlo, al igual que la escasa alfabetización en habilidades digitales. Incluso aquellas que sí cuentan con un equipo utilizan una gama de servicios más pequeña que los hombres.

Por tal razón, la organización de operadores móviles señala que incluir a más mujeres en el servicio de Internet móvil también “representa una oportunidad comercial” para las compañías. Cerrar la brecha de género móvil generaría 700 mil millones de dólares en total al PIB de los países de bajos y medianos ingresos, y otros 140 mil millones a la industria móvil.

La brecha digital de género está cerrándose, aunque no de manera acelerada, pues en 2017 las mujeres tenían 27 por ciento menor probabilidad de usar Internet móvil (contra 20% de ahora). La proliferación de dispositivos básicos ha ayudado a que más personas puedan adquirirlos y hasta acceder a servicios de gobierno digital.

En el primer escalón para usar Internet se encuentran los teléfonos móviles, pues se han convertido en la principal vía de los usuarios para conectarse, especialmente en países de África, Asia y algunos de América Latina. Con base en ello, la GSMA apunta que se necesita reforzar las oportunidades de acceso de las mujeres a estos dispositivos.