En México, únicamente 45.09 por ciento de las compañías tienen una conexión fija de Internet, lo equivalente a 2.3 millones de un total de 5.1 millones de unidades económicas, mientras que el resto (54.91%) carece del servicio. Por ello, la conectividad y la transformación digital son un reto para las compañías, afirmó Alberto Arellano, analista Senior de Telecomunicaciones de la Corporación Internacional de Datos (IDC).

Para 2022, se prevé que el tráfico de Internet corporativo crezca cinco veces más, impulsado por el consumo de video para realizar reuniones empresariales, lo cual representará 74 por ciento de la demanda, así como la adopción de Realidad Virtual, Realidad Aumentada e Internet de las cosas (IoT).

Ante esto, el analista de IDC México señaló que Wi-Fi 6 tendrá el potencial para cubrir la creciente demanda de soporte y velocidad que necesitan las empresas con el fin de realizar sus labores de manera adecuada.

Sin embargo, primero debe actualizarse la infraestructura de telecomunicación para maximizar los beneficios que promete la nueva conexión inalámbrica, tales como el rendimiento de red, la rapidez mejorada y eficiencia en entornos con gran densidad de accesos.

Otros problemas que enfrentan las empresas en materia de conectividad son la seguridad y la agilidad para enfrentar situaciones críticas. Datos actuales de IDC indican que 31 por ciento ha padecido inconvenientes que vulneran su red y, usualmente, tardan en solucionarlo al menos cinco horas y media.

En ese lapso, la información sensible se encuentra expuesta; existe registro de que 43 por ciento de las unidades han experimentado el acceso no autorizado, señaló Arellano.

Aunque la transformación digital necesita tener como elemento integrador a la conectividad, actualmente la inversión en servicios de Internet y datos representa sólo una cuarta parte del presupuesto de Tecnologías de la Información y Comunicación de las empresas, subrayó en analista de IDC.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here