5G autónomo es una realidad en 41% de los operadores europeos

218

Un 41 por ciento de los operadores móviles de Europa ya ha implementado o planea adoptar una red central con arquitectura 5G independiente (5G SA). Mientras que el 90 por ciento de las compañías quiere completar la transición a la quinta generación autónoma para finales de 2023.

Los datos surgen de una encuesta realizada por IDG Connect para F5, con base en una muestra de 163 gerentes de todo el mundo.

De acuerdo con el informe, hoy en día, a nivel mundial, casi todos los operadores 5G tienen redes 5G no autónomas (NSA), sin un núcleo 5G dedicado, lo que implica que la conexión 5G no puede existir por sí sola. Sin embargo, la adopción de redes autónomas crecerá rápidamente: el 18 por ciento de los operadores de red encuestados a fines de 2020 ya estaba implementando un núcleo 5G independiente y otro 29 por ciento planeaba seguir este ejemplo pronto.

Aunque considerablemente más atrás del continente asiático (el 22% de los encuestados dijo que ya está en marcha y el 41% planea hacerlo pronto), alrededor del 90 por ciento de los encuestados en Europa espera que la transición a 5G independiente se complete para fines de 2023.

Te recomendamos: Dos caras de una tecnología: ¿qué es 5G NSA y 5G SA?

La computación de borde, con la potencia informática ubicada más cerca de los usuarios finales, se convertirá en una de las características clave de las redes 5G. A nivel mundial, la mayoría de los operadores (60%) están listos para una asociación o dispuestos a considerar la colaboración. Sin embargo, en Europa, sólo un 18 por ciento de las compañías dice que colaborará o habrá colaborado con plataformas de nube pública.

De todas formas, son los europeos los más optimistas cuando se trata del potencial de 5G para cumplir con las altas expectativas asociadas con la tecnología. Si bien el 64 por ciento de los encuestados en Asia y el 57 por ciento en América del Norte tienen serias dudas sobre la capacidad de 5G para cumplir su promesa y permitir el rápido desarrollo de nuevos servicios al cliente, sólo el 34 por ciento de los encuestados en Europa tiene la misma preocupación.