Según la última investigación de GSMA Intelligence, publicado en el marco del CES 2020, el teléfono inteligente seguirá siendo el dispositivo de consumo dominante en la nueva década, pero la llegada de 5G no garantizará un aumento en las actualizaciones de terminales.

Y es que los consumidores en diferentes mercados no verán las actualizaciones de 5G de la misma manera: de acuerdo con la encuesta realizada por la entidad, sólo un 30-40 por ciento de los encuestados en los principales mercados, como Estados Unidos, Europa y Australia, dijeron que la llegada de 5G probablemente resulte en una actualización de equipo a corto plazo, mientras que casi 50 por ciento de los consumidores chinos planean comprar un teléfono que soporte la quinta generación tan pronto como estén disponibles.

El 70 por ciento de los consumidores chinos encuestados planean actualizarse a 5G en algún momento, incluso si no sabían exactamente cuándo, y también un 60 por ciento de los encuestados en Corea del Sur. Por su parte, 40 por ciento de los consultados en Estados Unidos afirmaron pensar en la posibilidad de actualizarse a la nueva tecnología.

Esta cifra es aún menor en países europeos como Francia, Alemania, España y el Reino Unido, donde entre un 20 y 30 por ciento de los consumidores tenían cierto nivel de interés en cambiar por un dispositivo 5G próximamente.

“Los operadores y los fabricantes de dispositivos deberán comprender la demanda del consumidor a nivel granular para aprovechar al máximo la oportunidad 5G”, sostiene el informe.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here