5G representará tres cuartas partes de los ingresos generados por los operadores en 2026

431

En 2026, los ingresos generados por los servicios 5G llegarán a 600 mil millones de dólares, lo que representa el 77 por ciento de los ingresos facturados por los operadores globales, de acuerdo con un reciente estudio de la firma de investigación Juniper Research.

La consultora reveló que la adopción de servicios de quinta generación en los consumidores y el sector de Internet de las cosas (IoT) fue impulsado por una fuerte adopción de dispositivos con capacidad 5G y los atractivos modelos de precios de suscripciones móviles, a pesar de la crisis de semiconductores causada por la pandemia de Covid-19.

Juniper Research muestra que la cantidad de datos móviles alcanzará los 2,900 exabytes para 2026, de los 720 registrados en 2021, un crecimiento del 300 por ciento durante los próximos cinco años.

Recomendamos: La mitad de operadores líderes en 5G han aumentado sus ingresos

La firma de investigación también predice que para 2026, la cantidad de dispositivos IoT celulares alcanzará los 6 mil millones, superando por primera vez el número global de teléfonos inteligentes.

El informe Estrategias de ingresos del operador: desafíos, oportunidades y pronósticos del mercado 2021-2026 exhorta a los operadores a aprovechar sus redes 5G y sus altos niveles de virtualización para desarrollar nuevos servicios basados ​​en IP que generen flujos de ingresos adicionales.

Asimismo, identificó los dispositivos de consumo emergentes basados ​​en 5G, como las computadoras portátiles y enrutadores móviles, como un área clave de enfoque para los operadores en los próximos años.

“Los proveedores de dispositivos están capitalizando redes más rápidas para agregar conectividad móvil a los nuevos dispositivos de consumo, y los operadores deben responder permitiendo a los usuarios acceder a 5G a través de múltiples dispositivos bajo una sola suscripción, y permitiendo a los suscriptores administrar datos de manera conveniente”, mencionó Charles Bowman, coautor de la investigación.