La Comisión Europea publicó un informe de evaluación sobre el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), a dos años de la entrada en vigor de las normas. La principal conclusión a la que llegó la evaluación es que el GDPR “ha cumplido la mayoría de sus objetivos, en particular al ofrecer a los ciudadanos un conjunto sólido de derechos exigibles y al crear un nuevo sistema europeo de gobernanza y cumplimiento”.

Entre los hallazgos claves se detalla que los ciudadanos tienen más poder y son más conscientes de sus derechos digitales, como el derecho de acceso, rectificación, borrado, el derecho a objetar y el derecho a la portabilidad de los datos. El 69 por ciento de la población mayor de 16 años de edad en la Unión Europea ha escuchado sobre el GDPR, y el 71 por ciento de las personas conoce a la autoridad nacional de protección de datos.

Según el documento, el GDPR también demostró ser flexible para soportar soluciones digitales en circunstancias imprevistas como la crisis de Covid-19.

A lo largo de los dos años, el reglamento ha sido criticado por las fallas en la aplicación de la ley, principalmente por problemas transfronterizos. Por eso, el informe concluye que la armonización en los Estados miembros está aumentando, aunque hay un cierto nivel de fragmentación que debe ser monitoreado continuamente.

“La Junta Europea de Protección de Datos y las autoridades de protección de datos deben intensificar su trabajo para crear una cultura europea verdaderamente común, proporcionando una cultura más coherente y práctica orientación y trabajo en aplicación vigorosa pero uniforme”, sostuvo Věra Jourová, vicepresidenta de Valores y Transparencia de la Comisión.

La evaluación cuenta con una lista de acciones para facilitar aún más la aplicación del GDPR para todas las partes interesadas. Entre las prácticas se encuentran: asegurar que la legislación nacional, incluidas las sectoriales, esté totalmente en línea con el GDPR; que los Estados miembros proporcionen a las autoridades de protección de datos los recursos humanos, financieros y técnicos necesarios para hacer cumplir adecuadamente las normas de protección de datos; supervisar de cerca la aplicación del reglamento a las nuevas tecnologías como Inteligencia Artificial, Internet de las cosas, Blockchain; entre otros.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here