El operador más nuevo de Italia, Iliad, solicitó a los reguladores de telecomunicaciones y competencia que realicen una evaluación de los efectos del acuerdo de compartición de infraestructura 5G que firmaron en febrero TIM y Vodafone.

Telecom Italia (TIM) y Vodafone realizaron una alianza para intercambiar su infraestructura que busca acelerar el despliegue de la nueva tecnología a mayores áreas geográficas y reducir costos hasta un 30 por ciento.

Pero el operador que lanzó servicios en mayo del año pasado envió un documento a la Autoridad de Reglamentación de las Comunicaciones y a la Autoridad de la Competencia para pedirles que revisen la alianza planificada y los efectos sobre la competencia.

El proyecto de intercambio de activos, donde ambas compañías se comprometieron a evaluar la factibilidad técnica y comercial de desplegar equipos activos 5G, incluye la posibilidad de combinar sus 22 mil torres pasivas en una sola entidad, potencialmente fusionando la infraestructura de torre de Vodafone con la de Inwit, el grupo de torres que pertenece en un 60 por ciento a Telecom Italia.

Ambas firmas pretenden considerar el uso compartido de redes para sus servicios 4G existentes, a fin de admitir el uso compartido de redes activas 5G y generar más eficiencias. Asimismo, buscan actualizar sus respectivas redes de transmisión móvil, agregado cables de fibra óptica de mayor capacidad.

Con el tiempo, ambas compañías intentarán explorar oportunidades para mover equipos de red activos que actualmente están alojados en torres de terceros a la infraestructura de la nueva compañía.