A sólo unos clics: Instagram facilita la búsqueda de drogas a niños y niñas

Una investigación de TTP revela que la red social ayuda a los usuarios menores de edad a encontrar cuentas y contenidos relacionados con la oferta de drogas controladas.

229

Los usuarios menores de edad, de entre 13 a 17 años, pueden encontrar drogas en Instagram fácilmente con tan sólo hacer dos clics, a pesar de que la red social tiene la responsabilidad de establecer protecciones para los niños y niñas, revela una investigación del Proyecto de Transparencia Tecnológica (TTP, en inglés).

Si los niños o adolescentes buscan drogas potencialmente dañinas como Xanax, éxtasis y opioides en Instagram, aparecen publicaciones relacionadas y el algoritmo de la plataforma les ayuda a conectarse con cuentas que las venden.

El equipo de TTP creó una serie de cuentas para menores de edad, mediante las cuales puso a prueba la búsqueda de sustancias tóxicas controladas. Cuando un usuario hipotético entraba a Instagram, sólo bastaron dos clics para hallar una cuenta que ofreciera Xanax, lo cual fue más sencillo y rápido que cerrar su sesión en la aplicación (cinco clics).

“Instagram prohíbe algunos hashtags relacionados con las drogas como #mdma (para el éxtasis de las drogas de la fiesta), pero si el usuario adolescente buscaba #mdma, Instagram rellena automáticamente hashtags alternativos para la misma droga en la barra de búsqueda”, señala TTP.

La empresa permite que los traficantes de drogas operen abiertamente en Instagram. “Muchos de estos distribuidores mencionan medicamentos directamente en el nombre de sus cuentas para anunciar sus servicios”, como la venta del opioide Oxycontin.

Además, el informe muestra que la plataforma recomendaba a los usuarios menores de edad cuentas relacionadas con la venta de drogas una vez que seguían a un vendedor, lo cual expone a los niños a contenido y situaciones peligrosas.

Incluso, los traficantes de drogas se acercaban directamente a los hipotéticos usuarios adolescentes de TTP para ofrecerles sustancias. Sin solicitarlo, les llamaban y enviaban mensajes directos a través de la aplicación.

TTP también expuso que Instagram no cumple cabalmente con las políticas de privacidad para menores de edad. En teoría, las cuentas para menores de 16 años son privadas de manera predeterminada, pero esto no siempre sucede si se abren a través del sitio web o en el etiquetado de fotos por parte de terceros.

Durante el tercer trimestre de 2021, Meta, la matriz de Facebook e Instagram, informó que tomó medidas sobre 2 millones 700 mil publicaciones relacionadas con drogas en ambas redes sociales.

También lee: Instagram es la red social más tóxica para adolescentes

El 96.7 por ciento del contenido lo identificó la propia empresa. TTP advierte que esas publicaciones no contemplan los informes que los sistemas de Inteligencia Artificial pasaron por alto o los contenidos que no fueron denunciados, por lo que la cifra negra es “potencialmente enorme”.

La investigación no involucró la compra efectiva de drogas para saber si realmente los adolescentes podían acceder a ellas. Aunque algunas cuentas que ofrecen las sustancias probablemente son estafas, TTP señala que ya existen varios informes periodísticos que señalan cómo los jóvenes compran drogas controladas a través de las redes sociales.

En 2020, los senadores Joe Manchin y John Cornyn ingresaron un proyecto de ley para responsabilizar a las empresas de tecnología por facilitar la venta de sustancias controladas e ilegales. La Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones otorga inmunidad a las compañías respecto a los contenidos de los usuarios. Sin embargo, algunos legisladores consideran que esto debe reformarse.

Instagram se ha visto envuelta en serias controversias durante los últimos meses. Algunos estudios la señalan como la red social más dañina para los adolescentes y la más misógina y racista. La organización UltraViolet sostiene que la plataforma promueve el odio hacia las mujeres, el ciberacoso, la discriminación racial y sexual, la vergüenza corporal y la desinformación.

Y una extrabajadora de la empresa, Frances Haugen, acusa a Meta de ignorar intencionadamente los efectos dañinos que tiene Instagram sobre niños y niñas, como contribuir a desarrollar una imagen distorsionada de su cuerpo o trastornos alimenticios.