“Las mujeres tienen mente, tienen alma, además de corazón, y tienen ambición. Tienen talento, además de belleza, y estoy harta de que la gente diga que una mujer sólo vale para el amor”: Jo March, Mujercitas, 2019.

Internet tiene la capacidad de modificar la forma cómo nos comunicamos, trabajamos, aprendemos y comprendemos el mundo actual. También se ha convertido en una fuerza vital para el empoderamiento. Sin embargo, tanto por temas culturales como por la dificultad de acceder a sistemas educativos, las mujeres seguimos rezagadas en el acceso a dicha tecnología.

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo especializado de las Naciones Unidas para las Tecnologías de la Información y la Comunicación, en 2019 la proporción de mujeres que usaban Internet a nivel mundial fue de 48 por ciento, en comparación con 58 por ciento de hombres. Esto significa que la brecha global de usuarios de Internet es de 17 por ciento.

Un sistema construido desde la visión patriarcal

“Las tecnologías digitales pueden intensificar las disparidades de género en lugar de ayudar a reducirlas”, señala el periodista africano Derrick Kiyonga.

Si se considera que las telecomunicaciones históricamente se han construido desde las llamadas disciplinas STEM (ciencia, tecnología, matemáticas e ingeniería), es un hecho que todo lo relacionado al entorno digital continúa siendo un terreno masculino.

De acuerdo con la Unesco, menos de 30 por ciento de los investigadores científicos de todo el mundo son mujeres, y únicamente 35 por ciento de los estudiantes matriculados en carreras STEM son mujeres.

Dos ejemplos de polarización del uso de Internet para las mujeres: América Latina y África

La brecha de conectividad se convierte en un abismo cuando además de ser mujer, se vive en comunidades pobres.

Una investigación de la organización ONE de 2016 pronosticaba que para 2020 “más de 71 por ciento de las niñas y mujeres de África todavía no tendrán acceso a Internet, empujando la brecha de conectividad entre hombres y mujeres a más de 26 por ciento”.

África. El grupo feminista “Red de Mujeres de Uganda” (WOUGNET) realizó un sondeo sobre el uso de Internet para las mujeres africanas mediante su proyecto llamado “Rompiendo la brecha digital de género en Uganda”.

Los hallazgos fueron contundentes: “los hombres deciden cuándo debe comunicarse una mujer. Son los hombres quienes dan datos a las mujeres, y también quieren monitorear con quién se comunicaron sus esposas”, señaló Gorretti Zavuga Amuriat, gerente del programa WOUGNET del Programa de Defensa de Políticas de Género y TIC.

El documento de política de WOUGNET también señala que la mayoría de las mujeres en Uganda carecen de las habilidades y la confianza para usar tecnologías digitales en todos los niveles, comenzando por el uso básico.

“En Uganda, hay altos niveles de analfabetismo entre las mujeres, lo que impide su acceso y uso de tecnologías digitales. El informe de 2014 muestra que los niveles de alfabetización entre las mujeres eran inferiores a 68 por ciento en comparación con los de los hombres, que se situaban en 77 por ciento”, destaca el documento de política.

América Latina. De acuerdo con la OCDE “en 2019 con la excepción de Corea y Suiza, en los países de la OCDE, las diferencias de género en el uso de Internet tienden a ser más marcadas”. 

La GSMA señala que la mujer en países de Latinoamérica y el Caribe tiene 23 por ciento menos de probabilidad que los hombres de acceder a Internet móvil. Además, del 21 por ciento de adultos que desconocen las soluciones de Internet móvil, las mujeres también tienen menos conocimiento que los hombres (75% de mujeres, comparado con 83% de hombres).

Es clara la necesidad de que tanto las instituciones gubernamentales, como el sector privado y la sociedad civil construyan, en colaboración, un ambicioso plan para identificar y conectar a las desconectadas, y asegurar que todas tengamos acceso a una alfabetización digital. El futuro de las telecomunicaciones será feminista, o no será.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here