Reforma Fernanda Tapia

La digitalización acelerada que trajo la pandemia hará más evidente las diferencias entre quienes tienen y no acceso a Internet.

Dos de cada 10 mexicanos no son usuarios de Internet, y 4 de cada 10 hogares no tienen conexión, de acuerdo con el Inegi.

La diferencia crece con la pobreza. El 45 por ciento de la población en el estrato económico bajo es usuaria, contra 92 por ciento del alto.

El principal motivo por el que carecen de computadora o celular es falta de recursos.

En áreas urbanas, el 65.5 por ciento de los hogares está conectado, contra 23.4 por ciento en zonas rurales.

“Lo que va a hacer (la pandemia) si bien es, por una parte, acelerar que se usen intensivamente las nuevas tecnologías para cubrir necesidades importantísimas () también va a poner al descubierto grandes diferencias.

“Lo previsible es que esa brecha se agudice, haciendo que los pobres informáticos queden todavía más rezagados”, explicó Pablo Arredondo, investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

De acuerdo con un estudio del Instituto de Investigación Capgemini, 34 por ciento de quienes carecen de Internet lo usaría para servicios públicos, 44 por ciento para conseguir mejor empleo y 46 por ciento para conectarse con seres queridos.

“Estar offline crea una serie de inequidades en distintas materias: salud, acceso a servicios financieros, movilidad laboral y lo que es peor, en materia de acceso a servicios públicos.

Hay países que están yéndose a una modalidad de servicios online () y están dejando a la gente que no tiene acceso fuera”, destacó Pablo Márquez, CEO de Capgemini.

La brecha no es sólo de acceso, también de calidad y este problema se evidenció con las clases online.

“Tiene que ser accesible para toda la familia, no simplemente para una persona o en un tema de turnos. Tendríamos que hablar de que el ancho de banda sea suficiente para todos”, destacó Iván Parres, coordinador de la Ingeniería en Seguridad Informática del ITESO.

“Tener smartphone es muy sencillo, ya está bastante permeado, pero hay de smartphones a smartphones () cuando se tiene que estudiar, tomar clases en línea y hacer trabajos, un smartphone con una pantalla de cinco pulgadas no es funcional”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here