De acuerdo con las nuevas normas anunciadas esta semana por el regulador de las comunicaciones del Reino Unido, Ofcom, las empresas de banda ancha, telefonía y televisión de paga deberán informarle al usuario la fecha de término de su contrato y cuáles son las mejores ofertas disponibles.

Estas protecciones son parte del programa Faircom.

La finalidad de este programa es que el cliente tenga opciones y pueda elegir el mejor paquete que se adapte a sus necesidades, ya sea cambiando de proveedor o mediante un nuevo acuerdo con el actual.

Esta medida beneficiará a más de 20 millones de clientes, ya que muchos de ellos pagan más de lo que en verdad necesitan.

Actualmente, uno de cada siete clientes desconoce si aún está atado a su contrato original, mientras que uno de cada ocho cree que aún están en contrato, aunque no saben cuándo finaliza. Por ello, las empresas de telecomunicaciones y de TV de paga deberán notificar al cliente entre 10 y 40 días antes de que finalice su contrato. Estas alertas se enviarán por mensaje de texto, correo electrónico o carta.

La alerta deberá tener el precio a pagar antes de esa fecha, cualquier cambio en el servicio, el precio pagado al final del contrato y las mejores ofertas ofrecidas por su proveedor.

Quienes elijan no suscribirse a un nuevo contrato recibirán un recordatorio cada año sobre las mejores ofertas de su empresa.

Para asegurarse de que las empresas de servicios cumplan con estos cambios, contarán con nueve meses para realizar los cambios necesarios en sus sistemas y procesos, así los clientes comenzarán a recibir las notificaciones a partir del 15 de febrero del 2020.