El Economista Nicolás Lucas

Aire Libre FM ha conseguido en su primer año de existencia hacerse con una audiencia cautiva de medio millón de personas entre escuchas fijos y móviles; también hace tres meses que metió a su noticiero en el top ten de los más escuchados de la mañana y éste se ha hecho con el 1.80% del share general de la radio matutina en la capital, superando en el segmento informativo de ese horario a dos históricos grupos radiofónicos de alcance nacional. El plus de la 105.3 MHz igual está en que más de un tercio de sus oyentes pertenecen al segmento social A/B.

Esto son los logros de Aire Libre desde su encendido oficial el 1 de noviembre de 2018 sobre una cobertura de 24 kilómetros contados desde su antena y a 3,000 watts de potencia autorizada por su categoría de estación clase “A”, parámetros técnicos que parecieran insignificantes para otras estaciones comerciales de FM de la Ciudad de México con cobertura de más 70 kilómetros y potencia de transmisión de 100,000 watts, por ser clase “C”, a los que Aire Libre ya superó en audiencias.

La suerte de Aire Libre significa mucho para el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), pues fue esa autoridad —por política pública para hacer más competido al mercado de radio de la capital— la que entregó en 2017 al empresario Eduardo Henkel la primera y única señal comercial de FM disponible aquí a través de un proceso de migración tecnológica de amplitud modulada hacia la frecuencia modulada. Henkel se hizo así con la XHINFO-FM 105.3 MHz, a compromiso de que a un año de operación de esa señal devolviera al Estado la emisora XEINFO-AM 1560 KHz, a su vez recibida del empresario José Gutiérrez Vivó en pago por los tratos comerciales entre ambas partes. 

Aire Libre tiene además significado para la industria, dado que Eduardo Henkel pactó con el grupo Más Radio Telecomunicaciones la operación de la estación, abriendo así una puerta a esa compañía como nuevo agente radiodifusor en la radio de la Ciudad de México, el primer ingreso de ese tipo en casi treinta años en este mercado. Ese hecho también animó al grupo Acustik a buscar su ingreso a la CDMX a través de Radio Chapultepec y después con Radio Centro; en tanto que a El Heraldo lo empujó a buscar su propia oportunidad comprando estaciones a Grupo Imagen y a Grupo Siete a operar directamente su 92.1 de la capital tras 26 años de transmisiones de La Z, Universal Stereo y Radio Red allí

Nos ha ido bien con las audiencias y con los datos financieros avanzamos. Se han cumplido nuestras expectativas y hasta este momento ha valido la pena. Para cerrar el año, estamos satisfechos”, platicó en entrevista telefónica Pedro Calderón, director general de Aire Libre. 

“Si hiciéramos un promedio de noviembre de 2018 a este noviembre de 2019, puedo decir que recién estamos arriba de nuestro punto de equilibrio; han habido mejores meses que otros, sin duda, pero si sacamos este promedio que cito, conseguimos el punto de equilibrio; estamos alcanzado la rentabilidad”.

La 105.3 FM terminó su primer mes de transmisiones con poco más de 17,700 oyentes, en diciembre de 2018. Para septiembre de 2019, de acuerdo con las últimas mediciones de la casa INRA para este medio, Aire Libre había alcanzado una cuota de 212,247 escuchas en hogares, oficinas y otros centros de trabajo. En autos, la evolución también ha sido notable, con 23,153 personas al cierre de 2018 y con 213,300 oyentes al último día de septiembre de 2019.

Aire Libre —con cobertura y potencia limitadas que su directiva solicita al IFT se modifique al alza para llegar a más lugares— superó en septiembre, por ejemplo, en la audiencia global medido en share a El Heraldo 98.5 (1.62%) y a XFM 92.1 (1.48%), que aún con reciente ingreso en el cuadrante, han empezado a conformar una red de repetidoras en otras plazas de la república, además de que cuentan con una potencia y cobertura autorizada de más tres veces la permitida por la autoridad reguladora a la 105.3 FM

En cuanto los noticieros de la mañana, cuando la radio capitalina saca ventaja de la televisión, el rating, share y número de oyentes de la XHINFO-FM queda todavía muy lejos de las cadenas nacionales de Grupo Fórmula, el líder de la audiencia en la CDMX, pero entre las siete y diez de la mañana, Aire Libre se mueve desde julio de 2019 entre el séptimo y octavo lugares de las barras informativas más escuchadas, porque ha logrado estar más arriba en los datos de INRA sobre la estación piloto de AM del Núcleo Radio Mil y del piloto de FM de Grupo Imagen, ambos nacionales.

“Nosotros tomamos ese riesgo y es por eso que la gente nos marca ciertos números. No están fácil, porque el momento (económico) es complicado y el gobierno ha modificado su política de publicidad”, platicó José Álvarez, director de programación de Aire Libre.

“Hemos avanzado como creíamos que se podría; en clase socioeconómica tenemos una muy buena posición en algunos horarios y en algunos programas, pues ya estamos dentro de los diez primeros lugares y eso refleja que nosotros pensamos en que hay audiencia pensante allá afuera que nos va elegir y que no vamos ir por el camino de siempre, a lo seguro; que hay audiencia que sabe reconocer propuestas novedosas, porque desde mi punto de vista hay estaciones que apuestan al catálogo comprobado”. 

La estación ofrece una programación distinta a la de sus competidores desde la media mañana; con programación en vivo y vía remota desde Barcelona; con foco también plataformas digitales y uno de sus principales obstáculos está en que el regulador no perfila en el corto plazo una modificación a la potencia de transmisión de la 105.3, porque eso implica un trabajo técnico para evitar interferencias técnicas con otras estaciones y posiblemente adecuar una política de la autoridad en la materia

Pedro Calderón, director de Aire Libre, estima que la posibilidad de que el gobierno federal elimine los tiempos fiscales en la radio terminará por beneficiar a esta emisora y a las audiencias. “Me gustaría, entre lo que se puede conseguir, que el gobierno le baje a este tiempo aire que estamos obligados a darle. El presidente tendió una línea de diálogo con la industria”, dijo.

“Si esto ocurre, habría beneficios para todos.  Más tiempo para el auditorio el quitar ese 12% de tiempo fiscal. Los anunciantes tendrían mayor tiempo para anunciarse, nosotros más tiempo para comercializar en horario triple A y la audiencia para hacer más suya a la estación”, agregó Calderón.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here