La necesidad de trabajar formando alianzas, fomentando el diálogo entre el sector público y privado y avanzando en la compartición de infraestructura, son los puntos primordiales que ayudarán a expandir la conectividad. Esta fue una de las principales conclusiones del panel “Democratizando el acceso y la conectividad”, del evento Fiber Broadband, enmarcado en Conecta Latam.

Katherin Miño, CEO de Puntonet Ecuador, explicó que en su país “no se presentaron modelos de alianzas público-privado que permita crear sinergias en pro de la expansión de la infraestructura y el cierre de la brecha digital”. Mencionó que si bien el gobierno lanzó la iniciativa Ecuador Digital el año pasado, que entre otros puntos promovía la expansión de redes FTTH, la pandemia modificó el marco normativo y regulatorio afectando la liquidez y las inversiones de los ISP.

“Las alianzas público-privado van a generar mucho valor para el ecuatoriano y van a crear círculos virtuosos productivos”, afirmó la ejecutiva.

Para Miño, tiene que haber mejores sinergias para contar con el apoyo de los fondos de servicio universal y para disponer de la infraestructura pública para continuar expandiendo el servicio. “En Ecuador hay una red de alta tensión que podría ser explotada por el sector privado o público; sin embargo, no contamos con una normativa para explotarlo. La compartición de infraestructura debería ser explotada”.

Para Basilio Rodríguez Perez, consejero de Abrint de Brasil y presidente de LAC-ISP, el sector de los ISP más chicos necesita principalmente dos elementos para que se siga expandiendo el mercado: el acceso a los postes (a través de una reglamentación) y mejores accesos a financiación para los pequeños. “Los bancos estatales tienen necesidades de poner garantías reales a los créditos y los pequeños ISP no siempre tienen esas garantías”.

También dio un panorama de cómo está la conectividad de alta capacidad en Brasil: comentó que de los 11 millones de clientes de ISP pymes, unos 7 millones ya tienen fibra óptica. “Lo más interesante es que la mayoría está en ciudades alejadas”.

Explicó que en Brasil existen 14 mil ISP, de los cuales hay empresas con 500 usuarios y otras con 470 mil. Estas pequeñas y medianas compañías atienden el 33 por ciento de todos los accesos de banda ancha, y el resto es atendido por los grandes operadores.

Por su parte, Teresa María Gómez de Almerida, CEO de Internet para Todos de Perú, comentó que la red mayorista que tiene un poco más de un año pudo ser desplegada gracias a la ley de Operador Móvil de Infraestructura Rural, que aprobó el gobierno peruano. Pero aclaró que IPT nació como una alianza privada (entre Telefónica, Facebook, el BID y CAF). “Creemos que el modelo funciona muy bien y queremos replicarlo en otros países de América Latina”.

Actualmente, la empresa desplegó 4G en mil 100 estaciones y beneficia a 1.6 millones de personas. Esperan llegar a 2.3 millones para fin de año.

Una de las aristas más importantes de este proyecto es la compartición de infraestructura. “Para continuar expandiéndonos, necesitamos usar la infraestructura que hay en el país, ya sea la eléctrica o los edificios públicos (…). También necesitamos usar como medio de transporte las redes troncales fibra óptica que hay desplegada en el país”, explicó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here