La administración del presidente Donald Trump continúa bloqueando a China en lo relacionado con comercialización de componentes para la industria de las telecomunicaciones. En esta ocasión, de acuerdo a reportes de medios locales, Estados Unidos detendrá de forma indefinida su programa de drones civiles, debido a que los dispositivos se fabrican con partes provenientes de China.

El Departamento del Interior está considerando sacar de circulación cerca de mil drones, por calificar como “altamente riesgoso” su uso ante posible espionaje por parte del gobierno de Beijing.

El medio Financial Times informó que, aunque el Secretario del Interior, David Bernhardt, no ha firmado un decreto oficial, está planeando retirar a los drones, con excepciones para los vehículos empleados para emergencias como la lucha contra incendios forestales y la capacitación.

Mientras tanto, ¿quiénes son los afectados?

En mira de que la situación comercial entre China y EE.UU. se relaje, o que el gobierno de Trump resuelva la construcción de drones con partes 100 por ciento estadounidenses, los más afectados son los usuarios.

Los drones son utilizados, por ejemplo, para monitorear el estatus de flora y fauna, lo que favorece su cuidado y preservación. Sin embargo, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre informó que tuvo que cancelar vuelos de drones que se encargan de pasar lista a animales y monitorear quemaduras controladas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here