Alvaro García Linera: En Cotas se malversó $us 100 millones

644

FM Bolivia

El vicepresidente Álvaro García Linera reveló que la estafa en la Cooperativa de Telecomunicaciones de Santa Cruz (Cotas), a través del programa Cotas en cuotas, llegó a los 100 millones de dólares y no a los 7,7 millones de dólares, como se estableció hasta ahora en las investigaciones en el caso.

“Tengo información que habla de una cantidad cercana a los 100 millones de dólares, no siete (millones de dólares). Esa una cantidad gigantesca de dinero de los cruceños, no del Estado, dinero que los cruceños aportaron con consciencia cívica, consciencia regional, ese es un derivado; mi principal preocupación es que son 100 millones de dólares robados a los cruceños, dónde están, quiénes son responsables”, reclamó García Linera en la ciudad de Santa Cruz.

El segundo mandatario hizo esta revelación después de conocerse que en su declaración ampliatoria Hubert Gil, uno de los principales implicados en el caso, señaló que parte del dinero malversado en Cotas fue destinado a financiar las movilizaciones del 21F. “Fue un mal manejo, uso político de ese dinero, doble delito; podía haber ido (el dinero malversado) para mejorar el servicio, no para que se quede en manos de un pequeño grupo de pícaros”, declaró el Vicepresidente.

En tanto, la Fuerza Especial de Lucha con el Crimen de Santa confirmó que el presidente de Cotas, Leonardo Suárez, sobre quien pesa una orden de aprehensión, salió de Bolivia el 27 de mayo con rumbo a la República de Brasil y que hasta ahora no se tiene registro de su regreso al país. Según El Deber, en Cotas se informó que el 22 mayo Suárez solicitó un permiso de 10 días que concluye el miércoles 5, cuando debería reincorporarse a sus funciones.

Leonardo Suárez es unas de las 12 personas involucradas hasta ahora por el desfalco en la cooperativa a través del programa Cotas en cuotas, que ofrecía a los socios de la cooperativa la adquisición en cuotas de equipos y artefactos para el hogar. Pero la promoción no llegó a los socios porque los implicados en la estafa se encargaban de falsificar los pedidos para hacerse de los equipos y venderlos. El caso se destapó en febrero y las investigaciones establecieron un daño económicos de 7,7 millones de dólares.