¿Amaneces adolorido? Con este dispositivo puedes saber cómo duermes

El dispositivo inalámbrico podría ayudar a pacientes con enfermedades como parkinson, epilepsia o apnea del sueño.

770

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) desarrollaron una forma inalámbrica de monitorear las posturas de sueño de una persona utilizando señales de radio reflejadas desde un dispositivo montado en la pared de un dormitorio.

El dispositivo llamado BodyCompass, es un sistema basado en radiofrecuencia que proporciona datos presicos del sueño sin cámaras ni sensores conectados al cuerpo. Funciona analizando el reflejo de la señales de radio cuando rebotan en los objetos de una habitación, incluido el cuerpo humano.

De forma similar a un enrutador de Wi-Fi conectado a la pared del dormitorio, el dispositivo envía y recopila estas señales a medida que regresan a través de múltiples rutas, para después ser mapeadas por los investigadores y determinar la postura del cuerpo.

Las señales que rebotan en el pecho y el vientre de una persona se modulan de forma única, concluyeron los investigadores. Una vez que esta señal de respiración se identificó como una forma de etiquetar los reflejos provenientes del cuerpo, fue posible analizar esos reflejos en comparación con la posición del dispositivo para determinar cómo la persona estaba acostada en la cama.

“Identificar la respiración como codificación nos ayudó a separar las señales del cuerpo de los reflejos ambientales, lo que nos permitió rastrear dónde están los reflejos informativos”, señaló Shichao Yue, estudiante de doctorado e investigador detrás de BodyCompass.

De acuerdo con Yue, el análisis de la red neuronal que define cómo se inclina el cuerpo durante el sueño es especialmente importante para pacientes con epilepsia, para quienes dormir boca abajo se relaciona con una muerte temprana, al igual que para bebés.

El equipo de investigación probó la precisión de BodyCompass en más de 200 horas de datos de sueño de 26 personas sanas que dormían en sus propios dormitorios. Al comienzo del estudio, los sujetos llevaban dos acelerómetros (sensores que detectan el movimiento) pegados al pecho y al estómago, para entrenar la red neuronal del dispositivo con datos de “verdad fundamental” sobre sus posturas al dormir.

Junto con la epilepsia y la enfermedad de parkinson, BodyCompass podría resultar útil en el tratamiento de pacientes vulnerables a las úlceras por presión y la apnea del sueño, ya que ambas afecciones pueden aliviarse con cambios en la postura para dormir. No obstante, por ahora, BodyCompass es una herramienta de monitoreo, aunque en algún punto podría combinarse con una alerta que incite a las personas a cambiar de postura al dormir.