América Latina debe tener voz propia en las discusiones globales de regulación de Internet

0
253

Organizaciones de América Latina (como Observacom, el Instituto Brasileño de Defensa del Consumidor, Proledi, Iplandetec Centroamérica, Usuarios Digitales, entre otros) lanzaron una propuesta de regulación para proteger la libertad de expresión en las grandes plataformas de Internet. El documento presenta una perspectiva latinoamericana para lograr procesos de moderación privada de contenidos compatibles con los estándares internacionales de derechos humanos.

A través de un evento virtual, especialistas de la región presentaron la propuesta, donde coincidieron que se trata de un ejercicio para que América Latina participe de las discusiones de regulación de Internet con voz propia.

“Es necesario que América Latina tenga voz propia, porque las discusiones globales nos dejan en un lugar donde se pierde la idiosincrasia de la región en las plataformas globales”, manifestó Valeria Milanes, directora Ejecutiva de ADC Derechos.

El documento fue construido por especialistas internacionales y sometido a consulta pública. Incluye medidas para empoderar a los usuarios y limitaciones al poder de las grandes plataformas en Internet. También protecciones para que los intermediarios faciliten el ejercicio de la libertad de expresión de los usuarios.

Olivia Bandeira, de Intervozes, detalló que lo más relevante de la propuesta “es contar con una regulación latinoamericana que defiende la libre expresión y la no discriminación en la moderación privada de los contenidos que hacen las plataformas de Internet, que no poseen ningún tipo de control público”.

“Todas las propuestas de regulación de Internet que hay en la región son para regular al usuario y en esta propuesta estamos tratando de poner condiciones para proteger el derecho de los usuarios de redes frente a la regulación privada”, comentó Gustavo Gómez, director Ejecutivo de Observacom. Agregó que la iniciativa “no está obligando a las plataformas a moderar contenido, eso ya lo hacen, y por eso creemos que es necesario que esa moderación sea compatible con los estándares de derechos humanos”.

También destacó que se propone una regulación asimétrica y progresiva, tomando en cuenta las plataformas dominantes.

Uno de los principales desafíos que tiene esta iniciativa es que sea adoptada por las regulaciones locales. Sobre este punto, Paulina Gutiérrez, de Artículo 19, sostuvo que la propuesta tiene una base muy sólida de estándares internacionales, pero que el desafío es cómo adoptarla en el contexto regional. “Es muy difícil en la práctica que quede en la regulación de los países”. Para Javier Pallero, de Access Now, la propuesta puede ser utilizada para recordarle a los gobiernos que cualquier idea de regulación tiene que tener estos consensos básicos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here