#Andicom2021 | Plataformas colaborativas requieren reglas claras que maximicen sus beneficios

465

Aunque la llamada economía colaborativa o gig economy no es un concepto nuevo, la tecnología ha permitido su expansión hacia nuevos casos de uso, en especial transporte y entrega de alimentos. Si bien las nuevas plataformas basadas en este modelo ofrecen múltiples beneficios para consumidores y socios, las compañías participantes consideran que se requieren reglas claras que permitan su maximización.

Durante su participación en Andicom, los representantes de las plataformas colaborativas coincidieron en que la regulación debe empezar por entender cómo funcionan las plataformas y a todos sus participantes, pero enfocarse en los usuarios y los beneficios que obtienen de dichas plataformas, además de las oportunidades económicas que han creado para los socios que las utilizan.

Paula Bernal, directora de Asuntos de Gobierno para DiDi, indicó durante su participación que el análisis de una regulación debe empezar por entender el sector, pero también aprovechar la experiencia de las plataformas. Afirmó que los participantes han “generado una autorregulación responsable” a partir de la competencia y las demandas de los usuarios.

En cuanto a la regulación respecto a los socios y colaboradores de las plataformas, la directiva señaló que la regulación también debe entender el papel de las plataformas como intermediarios, además de incluir nuevos conceptos que hoy son prioridad para lo socios, tales como el autoempleo, y la importancia de autogestionar su tiempo, sus ingresos y la plataforma para la que trabajan.

Enfatizó que una ley de plataformas debe respetar la “elección de usuarios y la libre competencia”.

Por su parte, Gustavo Díaz, gerente Corporativo de iFood, consideró que no sólo se requiere de la regulación de las plataformas, sino un cambio más grande en las leyes laborales, que permita una mayor flexibilidad para aquellas personas que generan ingresos de múltiples fuentes, desde dos o más plataformas, hasta un empleo formal o informal.

Todos los participantes coincidieron en que la flexibilidad que ofrecen las plataformas, así como la posibilidad de capitalizar activos, son los elementos que más valoran los socios por participar en las plataformas.

Juan Pablo Malaver, director Legal y de Asuntos Corporativos de Mensajeros Urbanos, destacó la eficiencia que permiten ahora las plataformas en la entrega de mercancías, con una entrega más rápida para los usuarios y un mejor manejo de personal y activos para los comercios.

Lo que han hecho las plataformas es conectar la oferta y la demanda de una manera eficiente, y con la tecnología se pueden asociar valores como la seguridad y la confianza”, añadió, por su parte, la directiva de DiDi.

Mientras que las plataformas para transporte o entrega de alimentos y otros productos ya comenzaban a atraer la preferencia de los usuarios y socios, la pandemia aceleró su crecimiento. A los usuarios les dio la oportunidad de mantener las reglas de confinamiento, en tanto que a los socios les permitió mantener la generación de ingresos durante la crisis, en especial, para aquellos que perdieron su empleo o vieron disminuida su principal fuente de ingresos.

Marcela Torres, gerente General de Uber, indicó que la pandemia les permitió ofrecer nuevas opciones para los socios, triplicar el portafolio de servicios y enfocarse en la innovación que permitió la democratización del servicio para llegar a más usuarios. 

Díaz contó que la pandemia dejó una experiencia “agridulce” para iFood, ya que pese a la contracción en general de la economía, la plataforma logró incrementar su alcance y tamaño. Actualmente, la compañía reportó un crecimiento de 547 por ciento de transacciones, con un alcance de 89 mil domiciliarios, 34 mil restaurantes y 520 empleados, desde 120 un año atrás.

El directivo resaltó la importancia de las plataformas para los socios, ya que durante la pandemia muchos llegaron a la plataforma porque quedaron desempleados, o porque su ingreso regular no alcanza para satisfacer todas sus necesidades. “La economía colaborativa tuvo dos catalizadores, la digitalización y la pandemia, que ayudó a superar todas las expectativas sobre cómo usar la tecnología”, agregó.

Por su parte, Bernal agregó que la pandemia habría sido diferente sin las plataformas, ya que jugaron un papel relevante en la entrega de mercancías y alimentos para los hogares durante las medidas de confinamiento. En particular, indicó que DiDi atendió también necesidades particulares de movilidad, como dar opciones a los usuarios para trasladarse a los centros de salud.

En tiempos de normalidad, las plataformas son mecanismos de generación de ingresos adicionales, pero en la crisis son mecanismos de sobrevivencia”, añadió. En ese sentido, consideró que las plataformas colaborativas deben tener barreras razonables de acceso, ya que si las barreras son demasiado grandes, “las desnaturalizan para responder a las necesidades de los usuarios”.

Matís Laks, gerente General de Rappi en Colombia, indicó que pese a los retos, la pandemia dejó saldos positivos. Por ejemplo, indicó que ahora los restaurantes pueden atender un negocio más grande, ya que mientras la gente atiende nuevamente a los locales, los consumidores continúan demandando entregas a domicilio.