Apagón analógico en Chile se mantiene para 2024, pero con cambios en hitos intermedios

La pandemia y sus consecuencias es el nuevo argumento para otro cambio en el calendario local.

378

Cambios en los cronogramas de implementación de la televisión digital terrestre son moneda corriente en América Latina, y Chile no ha logrado escapar de esta realidad: autoridades locales tomaron pedidos de la industria y, tras algunos meses de debates y mesas técnicas, cambiaron hitos intermedios, aunque se mantuvo, al menos por ahora, a abril de 2024 como fecha del apagón definitivo.

La ley 20,750, con vigencia desde mediados de 2015, ordenó la implementación de la televisión digital terrestre en Chile contemplando un plazo de cinco años, pero “diferentes consideraciones” llevaron a ampliar el plazo, indica entre los considerandos el nuevo decreto en la materia. Las consideraciones son los pedidos de las empresas y el nuevo plazo fue abril de 2024.

En un primer momento, las modificaciones fueron impulsadas por problemas financieros de los concesionarios de televisión, con ingresos en caída libre. El nuevo cronograma incluye a la pandemia y sus consecuencias como motivo para flexibilizar un poco los tiempos, aunque no tanto como habían pedido las compañías –buscaban agregar dos años más al plazo definitivo.

Con los cambios, el cronograma hacia el apagón analógico en Chile quedó definido de la siguiente forma:

  • 15 de diciembre de 2021: deberá estar cumplida la cobertura de las transmisiones digitales en el 100 por ciento de las capitales regionales con concesión vigente.
  • 15 de diciembre de 2022: deberá estar cumplida la cobertura de las transmisiones digitales en el 50 por ciento de las capitales provinciales con concesión vigente.
  • 15 de diciembre de 2023: deberá estar cumplida la cobertura de las transmisiones digitales en el 50 por ciento restante de las capitales provinciales con concesión vigente.
  • 15 de abril de 2024: deberá estar cumplida la cobertura de las transmisiones digitales en el 100 por ciento del territorio nacional donde exista concesión vigente.

“Se espera que esta medida de gestión extraordinaria pueda permitir a los concesionarios de radiodifusión televisiva de libre recepción planificar y prever las obras que les permitan desplegar oportunamente la tecnología que posibilite la pronta implementación en el país de la televisión digital terrestre”, señala la nueva normativa en el apartado final.

Los países de América Latina no han logrado casi nunca cumplir en tiempo y forma con sus planes de apagón analógico por problemas tanto en las empresas como en la capacidad de recepción por parte de la población, un punto en el que han hecho principal hincapié países como Brasil. La pandemia es un nuevo argumento en la lista de motivos y generará que, otra vez, cumplir con la fecha prevista sea más la excepción que la regla en esta parte del mundo.