Apple enfrenta un reto doble: en producción y demanda de sus productos

Los compradores de un iPad podrían incluso perder la ventana de entrega de diciembre y recibir sus dispositivos hasta el próximo año.

179

Aunque a principios de año parecía que Apple podría salir mejor librada que sus competidores de las limitaciones y escasez en las cadenas de suministro, diversos reportes de prensa apuntan a que ni siquiera la enorme pericia de Tim Cook ha podido aislar a la compañía de los retos provocados por la pandemia de Covid-19, por lo que podría no cumplir sus objetivos planteados para las fechas decembrinas.

Desde su reporte financiero correspondiente al cuarto trimestre fiscal de 2021, Cook había revelado que la escasez de componentes le habría costado a Apple hasta 6 mil millones de dólares, ya sea por el retraso en la producción y entrega de componentes, o pagos adicionales realizados para garantizar espacios de producción.

Ahora, un nuevo informe del sitio Nikkei Asia apunta a que las restricciones a la movilidad, los cuellos de botella en las zonas de producción, retrasos en las rutas de logística y la escasez de materiales, podría profundizar los problemas para Apple en el mejor periodo de ventas del año.

Con base en entrevistas con cerca de 20 proveedores clave de Apple, el sitio estima que entre octubre y noviembre la producción del iPhone 13 se habría quedado corta en un 20 por ciento respecto al objetivo original. Lo anterior, a pesar de que la compañía tuvo que tomar ciertas medidas extraordinarias, como recortar la producción de iPhones y iPads de generaciones anteriores, en hasta un 25 y 50 por ciento, respectivamente.

A principios de diciembre, la firma había recortado la producción de su teléfono estrella a un rango de entre 83 y 85 millones de unidades, sin alcanzar el ambicioso objetivo de hasta 95 millones de unidades que se había propuesto colocar en el mercado para las fiestas decembrinas. De acuerdo a las estimaciones del sitio basadas en fuentes de la industria, Apple quedaría corta por 15 millones de iPhones para el presente año, de un objetivo total de 230 millones de unidades.

A los retos de la oferta, aparentemente se sumaron también retos en la demanda. Un reporte reciente de Bloomberg reveló que Apple informó a sus proveedores que la demanda de su serie iPhone 13 se había desacelerado, por lo que reduciría aún más las estimaciones de producción.

Apple mantenía la esperanza de retomar el ritmo de producción a principios del próximo año cuando se esperaban mejoras en la cadena de suministro. Sin embargo, la compañía teme que la demanda podría no recuperarse, en parte por las dificultades en la entrega de dispositivos para este año que mantiene a los consumidores frustrados, y que podría empujarlos a esperar hasta el siguiente modelo de iPhone, según cita Bloomberg.

De acuerdo con la información publicada por el sitio Nikkei, los compradores de un iPad podrían incluso perder la ventana de entrega de diciembre y recibir sus dispositivos hasta el próximo año. En cuanto al iPhone 13 Pro y 13 Pro Max, los reportes apuntan a que los periodos de entrega se redujeron de cinco a entre una y dos semanas.

Pese a lo anterior, los analistas aún esperan que Apple logre superar nuevamente su récord de ventas, con ingresos totales por 117 mil millones de dólares para el cuarto trimestre del año o un 6 por ciento mejor que en el mismo periodo del año pasado.