Apple promete ser claro y directo con los usuarios del iPhone en el Reino Unido. Ahora tendrá que informar sobre el estado y rendimiento de la batería, siguiendo las recomendaciones anunciadas por la Autoridad de Competencia y Mercados (CMA, por sus siglas en inglés).

En 2018, la CMA investigó las inquietudes sobre que Apple estaba infringiendo la ley del consumidor, después de descubrir que no se advirtió a las personas sobre una disminución en el rendimiento de su teléfono al hacer la actualización del software de 2017 diseñada para administrar las demandas de la batería.

Para garantizar el cumplimiento de la ley del consumidor, Apple ha acordado con la CMA notificar al usuario cuando se emita una actualización de software si esto cambia significativamente el impacto del rendimiento y la gestión del teléfono. Además, tendrá que proporcionar información de fácil acceso sobre el estado de la batería, facilitando una guía que permita maximizar dicha batería.

Apple ha aceptado hacer esto tanto para los iPhones actuales como para los futuros. En caso de no cumplir con estos compromisos, la CMA puede tomar medidas a través de los tribunales.