Apple y Google anunciaron este lunes que prohibirán el rastreo de datos de geolocalización (GPS) en aplicaciones que usen su nuevo sistema de seguimiento de contactos que ambas compañías están construyendo para ayudar a las autoridades de salud a frenar la pandemia mundial de Covid-19.

El proyecto de una API de seguimiento de contagios por Covid-19 entre Apple y Google es una histórica alianza empresarial, ya que los sistemas operativos de ambas compañías alimentan el 99 por ciento de los teléfonos inteligentes en el mundo.

La nueva API permitirá una comunicación fluida entre los ecosistemas de Android e iOS, para que las autoridades sanitarias puedan integrar sus herramientas oficiales. Las compañías planean permitir que sólo las autoridades de salud pública usen la tecnología, es por ello que el sistema no estará disponible para todos los desarrolladores.

Apple y Google también dijeron que únicamente permitirán que una aplicación por país use su software de contagio, para evitar la fragmentación y fomentar una adopción masiva. Pero señaló que los estados de EE.UU. serán los únicos que podrán usar el sistema con las aplicaciones locales.

Recomendado: Apple y Google avanzan en su primera API de rastreo de coronavirus

Los gigantes de la tecnología han conservado un discurso en el que la privacidad y evitar que los gobiernos usen el sistema para recopilar datos sobre ciudadanos es su objetivo principal. Por eso desarrollaron una API basada en Bluetooth Low Energy, una tecnología inalámbrica de corto alcance que permite intercambiar datos e información cuando dos smartphones se encuentran cerca.

De tal forma, que si una persona entra en contacto con otra que ha informado en la aplicación que es positivo de Covid-19, ésta podrá recibir un aviso en su teléfono y someterse a una cuarentena para determinar si se ha contagiado de verdad.

Pero algunos desarrolladores de aplicaciones oficiales en varios estados de EE.UU. dijeron que necesitan usar datos de ubicación GPS junto con el nuevo sistema de Bluetooth, para saber cómo se mueven los brotes del virus e identificar puntos críticos de contagio, según informó la agencia de noticias Reuters.

Además, también advirtieron que esta alternativa probablemente dejaría pasar algunos puntos de contagio, porque normalmente los dispositivos iPhone y Android apagan las conexiones Bluetooth para ahorrar batería y no se activan a menos que los usuarios recuerden volver a activarlas.

Si bien la tecnología, y en especial los teléfonos inteligentes, han demostrado ser clave para enfrentar esta crisis sanitaria, como una vacuna para prevenir y monitorear contagios gracias a que se encuentra al alcance de millones de bolsillos, también es cierto que este tipo de sistemas de rastreo de contactos ha despertado el miedo a la pérdida de privacidad.Hasta el momento, no se sabe cuándo se comenzará a utilizar el sistema de Apple y Google, ya que esto dependerá de las instituciones de salud que decidan implementar la herramienta en sus aplicaciones.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here