iProfesional

La Asociación Sindical de Motociclistas, Mensajeros y Servicios (ASIMM) que conduce Marcelo Pariente expresó su malestar por la aprobación de una reforma que atenta contra los derechos de los trabajadores.

“El oficialismo de CABA modificó la ley 5526/16 y la amoldó al modelo de negocio de las plataformas”, sostuvieron desde el gremio.

Hablan de la nueva ley que regula las aplicaciones de delivery, que establece, entre otras cosas, que los repartidores deben estar habilitados y contar con seguros laborales, al tiempo que prohíbe el sistema de incentivo y castigo a los trabajadores.

La nueva norma busca ordenar una modalidad de trabajo que adquirió centralidad con la cuarentena por la pandemia y que alcanza a los servicios popularizados por plataformas digitales como Rappi, Glovo, PedidosYa y Uber Eats.

La iniciativa fue rechazada por el único gremio de la actividad con personería gremial y que ayer se movilizó a la legislatura porteña para expresar su repudio a la normativa.


“Nos movilizamos a la legislatura para defender nuestros derechos, y dejar en claro nuestro total rechazo a esta reforma de Larreta. La ley anterior reconocía plenamente la relación de dependencia de los trabajadores mensajeros y repartidores, y ahora la ciudad se lava las manos para permitir que las apps sigan funcionando en base al fraude laboral, el cual cada trabajador estará obligado a demostrar en la justicia si quiere hacer respetar sus derechos”, afirmó el Secretario Adjunto Maximiliano Arranz.

“Confiamos en que en el corto plazo, el gobierno nacional le pondrá un límite a la voracidad de las plataformas, obligándolas a reconocer la relación de dependencia de sus trabajadores, y dejando en el lugar de triste anécdota este bochornoso intento del Jefe de Gobierno porteño de convertir a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en una “zona libre de derechos laborales”, señaló el dirigente.

“La relación de dependencia no se discute, se defiende. Larreta no nos escuchó, pero confiamos en que el Presidente Alberto Fernández sí lo haga”, agregaron desde el sindicato.

ASiMM agrupa a los trabajadores que realizan sus tareas laborales utilizando como herramienta de trabajo una moto, triciclo, ciclomotor, cuatriciclo, bicicleta y/o todo vehículo de dos ruedas que realice gestiones, entregas y retiro de sustancias alimenticias, comercio, y elementos varios de pequeña y mediana paquetería en cualquiera de los vehículos citados en un plazo menor a las 24 horas.

Controversias por la ley de delivery

El proyecto de ley que desencadenó la polémica iba a vitarse en la tarde de este jueves. Lo había presentado el bloque de Vamos Juntos (Juntos por el cambio) con el objetivo de regular la actividad de los repartidores, mensajeros y aplicaciones de delivery.

Ese proyecto tiene una serie de puntos centrales que se relacionan con la actividad que actualmente desempeñan los trabajadores de esre rubro. Entre los requisitos más importantes se encuentran que los trabajadores deberán estar inscriptos en AFIP y AGIP, tener domicilio en la Cuidad de Buenos Aires, dar constancia de la contratación de los seguros que corresponden para a actividad y estar habilitados para realizar su trabajo.


Ya obtuvo dictamen de mayoría y cuenta con el aval de diputados de UCR-Evolución. Para convertirse en ley necesita los votos positivos de la mitad más uno de los presentes. Según ha trascendido, se espera que resulte de esta manera, dado que Vamos Juntos cuenta con 26 legisladores y UCR-Evolución con nueve, de un total de 60. Así lo ha informado la agencia Télam.

El problema para los trabajadores, según han planteado en reiteradas oportunidades, es que beneficia más a las empresas que a ellos. Entre los principales conflictos mencionan que no los reconoce como empleados sino como trabajadores autónomos. Además, se plantea otro escenario, que alcanza a todos aquellos que no cumplan con los requisitos solicitados y que podrían quedar sin trabajo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here