El Economista Jorge Bravo

La Secretaría de Educación Pública (SEP) no tenía otra alternativa que iniciar el nuevo ciclo escolar a distancia mediante la televisión abierta para garantizar el derecho a la educación. No existe acceso universal a Internet, hay una brecha tecnológica y digital considerables y los medios públicos federales no tienen cobertura nacional. En cambio, la televisión tiene una penetración de 94% de la población. En la estrategia “Regreso a Clases. Aprende en Casa II”, ¿qué le toca hacer a cada quién?

A la SEP le corresponde producir los contenidos educativos, diseñar la programación diaria, responsabilizarse de los derechos de autor y pagar las regalías de los materiales audiovisuales que se transmitirán por TV y plataformas digitales. La SEP pagará 15 pesos por cada uno de los 30 millones de alumnos inscritos al ciclo escolar. 450 millones de pesos es el monto cuatrimestral.

Televisa, TV Azteca, Imagen Televisión y Multimedios (Milenio) rentarán sus canales de multiprogramación para transmitir de manera íntegra y sin interrupciones los materiales producidos por la SEP. A las televisoras sólo les corresponde la operación técnica de los canales y no son responsables de los contenidos.

Ninguna televisora podrá acaparar toda la audiencia de alumnos. Televisa transmitirá por el canal 5.2 con una cobertura poblacional nacional de 86%. TV Azteca lo hará a través del canal 7.3 que llega a 84.4% de la población. Imagen usará el canal 3.2 con un alcance de 65.2%. Multimedios empleará el canal 6.3 con una cobertura local de 42.8% (IFT).

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó en abril facilitar el uso de canales adicionales de multiprogramación o cambiar la identidad programática para difundir temporalmente los contenidos de la SEP, sin el cobro de una contraprestación, como acordó el Pleno del IFT en sus Lineamientos Generales para el Acceso a la Multiprogramación.

El IFT y la SEP deberán hacer una intensa campaña informativa para que los hogares reprogramen los televisores para sintonizar los nuevos canales virtuales con la programación de Aprende en Casa II, como ocurrió en 2016.

La Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía (RTC) de la Secretaría de Gobernación tendrá la función de vigilar las transmisiones, supervisar la programación y aplicar sanciones. Para el regreso a clases la RTC generará la señal que será puesta a disposición de las televisoras, libre de spots electorales.

El Canal Once del Instituto Politécnico Nacional transmitirá la señal a través del canal 11.2 que llega a 67.5% de la población. También producirá los contenidos audiovisuales que se distribuirán. Pero como no tiene la capacidad para hacerlo con recursos propios, licitó el “servicio integral para la producción y postproducción de programas para el proyecto de Telescuela para todos” a partir del 1 de septiembre y hasta el 30 de noviembre de 2020. La licitación contempla 16 partidas, incluidas cinco cabinas de producción, tres islas de postproducción y dos locaciones. Es una licitación de 300 millones de pesos.

Creatividad y Espectáculos (filial de CIE), Fomento Empresarial Ealy Cárdenas, Grupo Arte y Tecnología y Daniela Carrillo Romero son los cuatro interesados en la licitación del Canal Once. Hoy 21 de agosto es la entrega y apertura de las propuestas técnicas y económicas y el 24 de agosto se dará a conocer el fallo con los ganadores.

El Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPREM) le ayudará a la SEP a producir contenidos educativos y gestionará con los medios públicos estatales la transmisión de los materiales de Aprende en casa II. El SPREM utilizará su canal 14.2 para transmitir la señal, con una cobertura de 53.5%. 

Los sistemas públicos estatales integrantes de la Red de Radiodifusoras y Televisoras Educativas y Culturales de México también difundirán la señal a través de los canales multiprogramados o principales “utilizando los recursos, plataformas y medios a su alcance”.

En caso de utilizar los canales principales por falta de recursos o capacidad técnica para operar los canales virtuales, deberán notificar a sus audiencias que dejarán de transmitir la programación habitual por difundir los contenidos de la SEP. Por ejemplo, el SPREM retirará la señal de TV UNAM que se sintoniza por el canal multiprogramado 20.1 para difundir a partir del 24 de agosto la señal generada por la RTC.

Aunque La Red se suma de forma voluntaria a la estrategia, en la reunión de directoras y directores generales integrantes de La Red del 17 de agosto se acordó “considerar algún apoyo en especie o financiero para las emisoras que participen activamente en el proyecto”. También pidieron “conocer la información completa de la estrategia del programa educativo”.

Llama la atención que a la Dirección General de Televisión Educativa (DGTVE) de la SEP se le haya relegado y discriminado. No sólo es la instancia especializada en la producción de contenidos y aplicación de nuevas tecnologías para usos educativos. Debió ser la coodinadora general que asumiera el liderazgo de todo el proyecto “Regreso a Clases. Aprende en Casa II”.

Se prefirió al SPREM que tiene infraestructura y canales para transmitir señales pero no diseña política pública educativa como sí lo hace la DGTVE. Y al Canal Once para la licitación de la producción y postproducción de los programas, en lugar de encomendarlo a la DGTVE y de paso fortalecer su capacidad operativa.

En el Reglamento Interior de la SEP la DGTVE tiene la atribución de “proponer políticas y normas tendientes a la ampliación y el mejoramiento de los servicios educativos en los diferentes tipos, niveles y modalidades”. También “atender y desarrollar las iniciativas que emprenda la SEP en materia de educación a distancia”. La DGTVE tiene la misma jerarquía que RTC pero se le ignoró. La DGTVE tampoco tiene concesiones para operar canales de televisión; su canal Ingenio TV (con 41.4% de cobertura) se transmite en multiprogramación en pésima calidad estándar.

El acuerdo de concertación entre la SEP y las televisoras estará vigente hasta el 30 de diciembre, pero se prorrogará automaticamente mientras persista la emergencia sanitaria y (ojo) no haya semáforo verde en cada región y entidad federativa. El acuerdo no puede terminarse anticipadamente porque se pondría en riesgo el derecho a la educación y el interés superior de niñas, niños y adolescentes. Las televisoras son las grandes ganadoras de la educación a distancia.

El altísimo rebrote de Covid-19 en países como España, Francia, Japón y algunas ciudades de Estados Unidos por el retorno a la normalidad sugiere que la telescuela podría continuar en 2021 si el semáfono no está o regresa a un color que no sea el verde en algún estado. ¿La SEP ya está preparando la estrategia para ese escenario?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here