Cómo afectan los bullies digitales a los estadounidenses

0
195

Con el inicio de la vida digital, todo lo que existe en el mundo físico pareció tomar un lugar en ese espacio no tangible. Lo negativo es que incluso los malos actos y actores también encontraron un espacio en el basto mundo de la Internet y las redes sociales para continuar exponiendo su intolerancia y acoso al resto del mundo.

De acuerdo con un estudio realizado por el Pew Research Center a adultos en Estados Unidos, 41 por ciento de los encuestados señaló haber experimentado personalmente alguna forma de acoso en línea al menos en una de las seis formas clave que se midieron: insultos ofensivos, avergonzamiento, acecho, amenazas físicas, acoso prolongado y acoso sexual.

El Centro de Investigaciones encontró que, aunque el abuso en línea se ha mantenido desde 2017, existe evidencia de que se ha intensificado desde entonces.

Uno de los principales motivos que incentivan el abuso en línea tiene que ver con la postura política, en un momento donde la antipatía y frustración de los estadounidenses crece. A menudo, las plataformas son el escenario de incendiarios y polémicos debates que terminan en ofensas.

Asimismo, el Pew Research encontró que si bien los encuentros negativos pueden ocurrir en cualquier lugar en línea, las redes sociales son el lugar más común citado para el acoso. La más reciente encuesta encontró que para 75 por ciento de los objetivos de abuso en línea su experiencia más reciente fue en las redes sociales.

Respecto a la opinión del papel de las empresas de redes sociales, el 75 por ciento de los encuestados sostuvo que los gigantes de Internet están haciendo un papel justo o malo al abordar la intimidación en sus plataformas.

“En general, los estadounidenses están de acuerdo en que el acoso en línea es un problema que afecta a los espacios digitales. Aproximadamente, nueve de cada diez estadounidenses dicen que las personas que son acosadas o intimidadas en línea es un problema, incluido el 55 por ciento que lo considera un problema importante”, resaltó Pew Research.

El género también juega un papel en los tipos de acoso que las personas encuentran en línea. Sorprendentemente, los hombres son más propensos que las mujeres al acoso en línea; sin embargo, proporciones similares de hombres y mujeres se han enfrentado a formas graves de abuso en línea.

No obstante, las mujeres son más propensas al acoso sexual, 16 por ciento más contra el 5 por ciento que los hombres reportaron, asimismo, las mujeres menores de 35 años de edad dijeron haber sido acosadas sexualmente en línea.

En números, las mujeres que han sido acosadas en línea tienen más del doble de probabilidades que los hombres de expresar su molestia. Las minorías, que incluyen a los adultos mayores y a la comunidad LGBT, son particularmente propensos a sufrir acoso en línea: aproximadamente, siete de cada 10 personas dijeron haber sufrido acoso en línea y el 51 por ciento dijo haber sido blanco de formas más graves de abuso; en comparación, sólo cuatro de cada diez adultos heterosexuales sufrieron alguna forma de acoso en línea.

A los encuestados que han experimentado algún tipo de acoso se les cuestionó qué características personales desempeñaron un papel en los ataques: el 20 por ciento respondió que han sido atacados en línea debido a sus creencias políticas, el 14 por ciento señaló haber sido acosada en función de su género, mientras que 12 por ciento sostuvo que esto ocurrió debido a su raza o etnia.

Cuando se les preguntó acerca de soluciones al acoso, las personas respondieron que prohibir permanentemente a los usuarios si intimidan o acosan a otros o exigir que revelen sus identidades podría ser muy eficaz para ayudar a reducir el acoso e intimidación en redes sociales; contrariamente, señalaron que las prohibiciones temporales se consideran una solución menos eficaz.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here