Así entregó Azteca la red dorsal de fibra óptica de Perú

Pronatel reportó haber hecho miles de observaciones a la empresa sobre el estado de la red nacional de fibra, de las cuales 3 mil aún no se han resuelto.

831

En vísperas de que Azteca Comunicaciones deje formalmente la operación del proyecto, el Programa Nacional de Telecomunicaciones (Pronatel) ofreció un balance sobre el estado de los bienes de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO) de Perú.

Durante la supervisión de los 322 nodos que componen a la red, la institución encontró miles de observaciones, de las cuales todavía no se solucionan 3 mil. Todas ellas fueron comunicadas a Azteca para la atención correspondiente.

La inspección del Pronatel se enfocó en el Centro de Operaciones de la Red, los nodos de distribución, agregación y conexión, y en la planta externa desde donde se maneja la operatividad y el correcto funcionamiento de la infraestructura.

Además de los nodos, el personal del organismo revisó los diferentes tramos del despliegue de fibra óptica instalados para la interconexión de las ciudades capitales con todas las provincias del país.

También lee: Cuenta regresiva para la red dorsal de Perú: en medio de las dudas, Pronatel apunta a una empresa

Pronatel detalló que la verificación del estado de la RDNFO comenzó en noviembre de 2021 y terminó al mes siguiente, con el fin de dar seguimiento a la resolución mediante la cual el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) rescindió el contrato de concesión con Azteca.

En julio del año pasado, el Ministerio caducó la concesión de Asociación Público-Privada con la empresa de origen mexicano, luego de un extenso proceso en el que ambas partes planteaban diferentes caminos para rescatar el proyecto, debido al estado de subutilización en el que se encuentra. 

El MTC registra que únicamente se aprovecha el 3.2 por ciento de la capacidad instalada de la red dorsal, que consta de 13 mil 500 kilómetros de fibra. El modelo económico de este proyecto quedó obsoleto, pues apuntaba a brindar servicios a los operadores comerciales, que brindan conexiones a clientes finales, pero con el tiempo estos construyeron redes propias.

Azteca debía quedarse al frente del proyecto por seis meses más a partir de ese momento, mientras Pronatel revisaba la infraestructura y encontraba un contratista temporal. Se espera que la institución dé a conocer quién será el operador provisional en estos días.