Así resistieron los operadores móviles asiáticos durante la pandemia de Covid-19

¿Cómo ha impactado a los proveedores de servicios móviles en Asia Oriental, y qué medidas han tomado para sobrevivir a la pandemia?

911

La pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 ha impactado de forma generalizada en el mercado móvil mundial. Asia fue la primera región que enfrentó los cambios en la productividad al tener que acatar las medidas extremas de aislamiento, pausando planes de conectividad y despliegue de infraestructura, en un contexto en el que las redes de telecomunicaciones han experimentado una demanda máxima, provocada por los patrones de trabajo y el aumento de consumo de entretenimiento en el hogar.

Impacto en el funcionamiento de las redes móviles. Debido al incremento en el uso de servicios digitales durante los meses de enero a marzo de 2020, se presentó una saturación en las redes móviles. En algunos mercados se identificó que los operadores tomaron medidas preventivas para reducir el riesgo de interrupciones, como disminuir la velocidad de navegación.

Pero en Japón, China, Corea del Sur y Hong Kong, los operadores se mantuvieron estables e incluso se identificó un aumento en las velocidades móviles.

De acuerdo con la agencia especializada en la experiencia de red móvil, OpenSignal, la velocidad de red 4G durante el periodo más intenso de la pandemia en Asia Oriental (enero-marzo) se comportó de la siguiente forma: en Japón, las velocidades se mantuvieron sin cambios relevantes durante todo el periodo (48-49 megabytes por segundo), lo mismo sucedió en Corea del Sur con velocidades promedio de 52 a 51 Mbps. Mientras que Hong Kong presentó un crecimiento en las velocidades de entre 10 y 15 por ciento en la última semana de febrero, registrando velocidades promedio de entre 23 y 22 Mbps entre enero y marzo.

“Normalmente, nuestros usuarios en Japón, Corea del Sur y Taiwán experimentan buenas velocidades de descarga móvil, pero en Hong Kong se identificaron algunas velocidades relativamente más bajas debido a las condiciones de competencia y la congestión de la red relativamente más alta”, detalló OpenSignal.

Fuente: Opensignal

Impacto en el despliegue de 5G. Los mercados analizados son de los más avanzados en cuanto a la migración al estándar móvil de quinta generación. Desde 2019, China y Corea del Sur se han posicionado tanto en el despliegue de infraestructura, como en la fabricación de dispositivos 5G. Sin embargo, a causa de la pandemia, los operadores no han logrado alcanzar sus proyecciones de crecimiento.

El operador más grande de Corea del Sur en cuanto a suscriptores, SK Telecom, espera que al finalizar 2020 los suscriptores 5G sean 10-15 por ciento más bajos de lo estimado a finales del año pasado.

En el caso de China, el operador China Mobile declaró que tuvo que pausar el despliegue de  estaciones base 5G en el primer trimestre, ya que muchos propietarios no permitían el acceso de los trabajadores a sus edificios. En marzo, el operador arrancó con la segunda fase de construcción de su red 5G.

En Japón, NTT Docomo informó que experimentó una caída en los ingresos de roaming internacional debido a la disminución en el número de viajeros extranjeros. Además, el operador pronosticó que la pandemia también impactará en la migración de 3G a 4G, ya que el aislamiento social ha imposibilitado que algunos segmentos (principalmente el de adultos mayores) adquieran el servicio.

NTT Docomo agregó que el impacto en 5G, que comenzó a funcionar en marzo, puede afectar la adquisición de equipos y crear retrasos en la fabricación. En particular, la compañía dijo que el impacto puede provocar que el plan 5G se retrase hasta después de marzo de 2021, cuando el número de estaciones base aumente.

A pesar de que el desarrollo de 5G sufrió a causa del Covid-19, en las últimas semanas los operadores han reiniciado y acelerado el impulso de sus redes. El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China (MIIT) espera que el país construya y opere 600 mil estaciones base 5G para fines de este año.

Por su parte, el gobierno de Corea del Sur presentó su plan de recuperación económica en la era de Covid-19, ‘New Deal’, que tendrá una inversión de 76 billones de wones (62 mil millones de dólares), centrado en impulsar el uso de redes 5G e Inteligencia Artificial.

Asimismo, el operador nipón KDDI informó sus planes de proporcionar soluciones de red, nube, centro de datos y seguridad al gobierno de Japón, para el proyecto nacional “Sociedad 5.0”, que contempla establecer una red 5G robusta en todo el país en una etapa temprana y contribuir al progreso de la transformación digital hacia la nueva normalidad.

Aprovechamiento 5G. Si hay algo ha quedado claro en estos meses de pandemia, es que la digitalización es el camino que se debe impulsar en el futuro para el desarrollo de la sociedad. 

En un escenario más alentador, la pandemia también ha servido como campo de prueba para verificar las capacidades de la red 5G en situaciones de emergencia. Según un informe de la Academia de Tecnología de la Información y las Comunicaciones de China (CAICT), durante los meses más intensos del brote, las aplicaciones 5G se utilizaron en los sectores de atención médica, seguridad pública, educación, fabricación y logística.

En 22 provincias y ciudades de China, entre ellas Beijing, Shanghai y Wuhan, implementaron aplicaciones 5G para combatir al Covid-19. De acuerdo con China Briefing, más de 100 hospitales utilizaron sistemas 5G para telemedicina, que incluyen pruebas de tomografía computarizada remota y pruebas de ultrasonido remotas.

En cuanto a seguridad pública, en China se han incorporado robots patrulla 5G para controlar el uso de máscaras y la temperatura corporal en lugares públicos, mientras que robots inteligentes se encargan de desinfectar hospitales y zonas de alta afluencia.