¡Atención, reguladores! Hay que convertir discursos en políticas públicas que reconozcan el poder transformador de las TIC

332

La transformación digital “requiere coherencia”, enfatizaron los operadores en un nuevo llamado a las autoridades a que pasen del dicho al hecho, de los discursos con buenos deseos a verdaderas políticas públicas universales que reconozcan “el poder transformador de las TIC”. Hubo pedidos de larga data, como condiciones para acceder al espectro y cambios fiscales, y propios del debate actual, como el destino de la banda de 6 GHz.

Alinear discursos con propuestas tangibles es un pedido repetido de la industria de telecomunicaciones a las autoridades regulatorias de la región. Las inversiones para cambiar oportunidades por beneficios y cerrar la brecha digital requieren de un contexto de reglas claras y de largo plazo, insistieron en un panel del Mobile 360 Latin America en el que se abordaron los cambios necesarios para una sociedad realmente conectada hacia 2030.

El encuentro, moderado por Lucas Gallito de la GSMA, mantuvo un tono relajado, fue casi una lista de lo que ya se pidió y todavía no se llevó a cabo en esta parte del mundo. “La conectividad requiere inversiones, y eso, políticas públicas que acompañen”, sintetizó Ana Valero, directora de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica Hispam, quien hizo énfasis en que ver al sector sólo como fuente de ingreso “es un modelo que no se sostiene más”.

Los responsables de la regulación de las empresas pidieron, otra vez, cambios en las políticas de espectro, modificaciones fiscales, reglas a favor del despliegue de infraestructura y una mayor cooperación público-privada para cumplir los desafíos que propone la era digital. También solicitaron un mejor uso de los fondos universales para que ese dinero se traduzca en acciones a favor del cierre de la brecha digital, en un contexto macroeconómico desafiante.

En su turno, Hernán Verdaguer, de Telecom Argentina, pidió que “el Estado trabaje en conjunto con el sector privado” en una regulación con “mirada a futuro”. También se metió en la polémica por el destino de 6 GHz: “Argentina hizo una consulta pública y preguntó opinión sólo sobre 500 MHz en esa banda. Ahora quieren dar todo (a Wi-Fi). ¿Para qué sirve el diálogo público-privado así?”, se quejó para volver sobre la idea de que “es necesario que (las autoridades) escuchen” a las empresas.

Horacio Romanelli, de Millicom, hizo un listado de las políticas perfectibles en América Latina y volvió sobre la idea de que la región todavía no está preparada para otra generación móvil: “Todos quieren ser pioneros en lanzar 5G, pero no se toman las decisiones necesarias para cerrar la brecha con 4G”, recalcó y pidió que “el Estado reconozca el poder que tiene el sector para la transformación”.

Por su parte, José Gutierrez, de Liberty Latin America, se mostró a favor de un concepto ya escuchado en el sector: “el mercado hasta donde sea posible, el Estado hasta donde sea necesario”, y pidió, en sintonía con sus compañeros de panel, “planes nacionales que incluyan a todos, acciones que acompañen la inversión y que generen nuevas oportunidades de negocio”.

En otras palabras, las autoridades de América Latina tienen la urgencia de “pasar de una regulación legacy a una sostenible”, resumió Romanelli, en una charla en la que también se abordó la necesidad de avanzar en el uso, apropiación y habilidades digitales para que más personas puedan aprovechar los beneficios que propone la cuarta revolución.