Los operadores de telefonía móvil de Estados Unidos, T-Mobile y AT&T, comenzaron la autenticación de llamadas entre redes, cumpliendo con los estándares SHAKEN/STIR, con el fin de proteger a los consumidores de las llamadas automáticas no deseadas.

Los clientes móviles estadounidenses recibieron casi 48 mil millones de llamadas automáticas durante 2018, más de 150 llamadas por cada adulto. Las llamadas automáticas no deseadas no se están frenando, pero la verificación de llamadas puede ayudar a los clientes a decidir mejor qué llamadas responder o ignorar.

De acuerdo con los operadores, la tecnología SHAKEN/STIR permite a los consumidores saber que una llamada proviene del número que aparece en la pantalla del identificador, no de una comunicación automatizada falsa o un estafador.

La autenticación no resolverá el problema de las llamadas automatizadas no deseadas por sí sola, sino que es un paso clave para brindar a los clientes confianza y control sobre las llamadas que responden.

Por ejemplo, una llamada que es ilegalmente “falsificada” o que muestra un número falso, fallará con el verificador SHAKEN/STIR Caller ID y no se marcará como verificado.

Con el tiempo se verificarán más llamadas, a medida que participen más proveedores de dispositivos y de redes.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) recomendó los estándares SHAKEN/STIR para validar digitalmente las llamadas telefónicas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here