Australia lanza aplicación de seguimiento de Covid-19; en duda la privacidad de los datos

Las aplicaciones de rastreo podrían ser muy útiles para mitigar la pandemia por coronavirus, sin embargo, las mismas aplicaciones podrían representar un riesgo para la privacidad de datos.

0
1124

El gobierno australiano lanzó una aplicación de rastreo de coronavirus que utiliza una señal inalámbrica Bluetooth para intercambiar un “apretón de manos digital” con otro usuario cuando se encuentra a menos de metro y medio de distancia. De esta manera, los usuarios serán notificados si han tenido contacto cercano por más de 15 minutos con otros usuarios que han dado positivo al virus.

La aplicación COVIDSafe se basa en el software Trace Together de Singapur, utiliza señales de Bluetooth para iniciar sesión cuando las personas se acercan, aunque ha sido criticado por grupos de libertades civiles como una invasión a la privacidad.

Hasta el momento, Australia ha registrado 6 mil 694 casos confirmados de coronavirus y 80 muertes, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins.

El Primer Ministro, Scott Morrison, señaló que las restricciones sociales podrían ser suficientes; sin embargo, el gobierno dijo que para obtener una efectividad máxima, al menos un 40 por ciento de la población debía descargar la aplicación.

Con respecto a las preocupaciones de privacidad sobre quiénes tendrán acceso a los datos almacenados, el gobierno sostuvo que sólo las autoridades de salud estatales califican para tenerlos. Además, señaló que los datos se almacenarán en Australia, y el ministro de Salud recalcó que ni por orden judicial se permitirá el acceso a las autoridades a los datos, incluyendo a la policía.

Recomendado: Unión Europea lanza caja de herramientas de privacidad de datos para uso de apps de seguimiento de Covid-19

Acciones similares se llevan a cabo en Israel, donde la Corte Suprema dictaminó que el gobierno debería implementar el uso de rastreo de teléfonos móviles en la batalla contra el coronavirus; no obstante, sin dejar de lado los posibles peligros a la privacidad.

El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, aprobó regulaciones de emergencia que permitieron al servicio de seguridad interno aprovechar los datos celulares para rastrear los movimientos de las personas infectadas por coronavirus.

Al aceptar las peticiones de los grupos de derechos israelíes, la Corte Suprema dijo que el gobierno debe comenzar la legislación antes del 30 de abril, además de complementarla si quiere continuar rastreando los teléfonos de las personas.

“La elección del estado de utilizar su servicio de seguridad preventiva para monitorear a aquellos que no desean ningún daño, sin su consentimiento, plantea grandes dificultades y se debe encontrar una alternativa adecuada, compatible con los principios de privacidad”, dijo el tribunal.

Asimismo, el tribunal dictaminó que el monitoreo de los periodistas con coronavirus sólo podrá ser con su consentimiento. En caso de negativa, los miembros de los medios podrían solicitar una orden judicial contra la práctica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here