Picture: Sharon Smith The West Australian

La Red Nacional de Banda Ancha (NBN) de Australia anunció la creación de un fondo por 150 millones de dólares nacionales (95.7 millones de dólares estadounidenses), cuyos recursos serán utilizados para apoyar a los proveedores de Internet, que utilizan la infraestructura de NBN, a conectar a la población de menores ingresos del país en medio de la crisis por el nuevo coronavirus y hasta el 30 de septiembre.

De esa cantidad, 50 millones de dólares australianos se destinarán a extender la conectividad en los hogares con estudiantes que actualmente no cuentan con conexión. NBN renunciará a su cargo mayorista de 37 dólares al mes para que las ofertas finales a estos usuarios sean más asequibles.

Otra tercera parte del fondo se ejercerá en conectar a las pequeñas y medianas empresas (pymes), bajo las mismas condiciones, con el fin de ayudarlas a mantener sus negocios por medio de canales digitales ante el aislamiento social para mitigar la pandemia de Covid-19.

Los últimos 50 millones se usarán para aliviar las dificultades financieras en el segmento residencial. A través del Centro de Operaciones Comerciales, NBN reforzará la relación con los proveedores de Internet para asegurar las conexiones, especialmente ante el incremento de tráfico en las redes; además de que aumentará la velocidad de los servicios sin costo adicional.

“Como proveedor mayorista nacional de servicios de banda ancha, NBN tiene un papel importante que desempeñar en el apoyo a los proveedores de Internet que conectan a las familias con necesidades de educación remota de sus hijos y mantienen a los hogares australianos, las pequeñas y medianas empresas, así como los servicios esenciales y de emergencia conectados”, dijo el Director Ejecutivo de NBN, Stephen Rue.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here