Australia rechaza fusión Google-Fitbit

Autoridad de competencia en Australia tomará una decisión hasta el final del primer trimestre del 2021.

357

La Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC, por sus siglas en inglés) rechazó la compra de Fitbit por parte de Google, a pesar de que ésta última se comprometió a cumplir una serie de medidas en la Unión Europea.

Dicho organismo reveló que no aceptará los compromisos de Google, por lo que continuará con sus investigaciones y tomará una decisión hasta el próximo 25 de marzo de 2021. 

La ACCC advirtió que existe una preocupación sobre la capacidad de mercado que tiene Google, además de la protección a los datos personales de las personas que utilizan sus servicios y productos.

“La ACCC sigue teniendo preocupaciones de que la adquisición de Fitbit por parte de Google pueda resultar en que los rivales de Fitbit, además de Apple, sean expulsados ​​del mercado de los dispositivos portátiles, ya que dependen del sistema Android de Google y otros servicios de Google para que sus dispositivos funcionen de manera efectiva.

“También continuamos investigando el impacto potencial de la adquisición en los sistemas operativos portátiles. La adquisición puede hacer que Google se convierta en el proveedor predeterminado de sistemas operativos portátiles para dispositivos que no sean de Apple y le dé la capacidad de ser un guardián de los datos de los dispositivos portátiles, similar a la posición que ocupa para los teléfonos inteligentes que licencian el sistema operativo Android”, advirtió Rod Sims, presidente de la autoridad de competencia de Australia.

Recientemente, la Comisión Europea aprobó, bajo condiciones, la unión entre Google y Fitbit; sin embargo, la autoridad australiana advirtió que en realidad resulta muy complicado vigilar un mercado como este a largo plazo.

A pesar de que Australia es una parte pequeña del mercado de Google y Fitbit, la ACCC dijo que es necesario que tomen una decisión propia.

“Si bien somos conscientes de que la Comisión Europea aceptó recientemente un compromiso similar de Google, no estamos satisfechos de que un compromiso conductual a largo plazo de este tipo en una industria tan compleja y dinámica pueda ser monitoreado y aplicado de manera efectiva en Australia.

“Reconocemos que somos una jurisdicción más pequeña y que un porcentaje relativamente pequeño del negocio de Fitbit y Google tiene lugar aquí; no obstante, la ACCC debe llegar a su propia opinión en relación con la adquisición propuesta dada la importancia de ambas empresas para el comercio en Australia”, concluyó Sims.