La Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC) se opuso al plan de fusión de Vodafone con el proveedor de servicios de banda ancha fija TPG Telecom, bajo el argumento de que el acuerdo reduciría la competencia en el sector.

Casi un año después de que Vodafone anunciara su fusión con TPG en Australia, a finales de agosto de 2018, el regulador concluyó que la propuesta podría disminuir sustancialmente la competencia en el suministro de servicios móviles, pues evitaría que TPG ingrese como el cuarto operador móvil en el país.

Rod Sims, presidente de la ACCC, catalogó a TPG como el mejor prospecto para ingresar al mercado como un nuevo operador de redes móviles, “y esta es probablemente la última oportunidad que tenemos para una mayor competencia en el suministro de servicios móviles”, mencionó.

El regulador advirtió que el país ya cuenta con un mercado de servicios móviles muy concentrado, con Telstra, Optus y Vodafone que poseen en conjunto una participación de más de 87 por ciento.

En cuanto al mercado de banda ancha fija, Telstra, TPG y Optus tienen aproximadamente 85 por ciento de participación.

Sims declaró que la ACCC llegó a la conclusión de que, si la fusión propuesta no se lleva a cabo, existe la posibilidad real de que TPG despliegue una red móvil y se establezca como un competidor exitoso en beneficio de los consumidores.

“Es probable que TPG (…) ofrezca planes móviles más baratos con grandes permisos de datos y que compita fuertemente contra los operadores tradicionales.

“TPG tiene la capacidad y el incentivo comercial para resolver los desafíos técnicos y comerciales que enfrenta, como ya lo ha hecho en otros mercados. TPG ya tiene espectro móvil, una extensa red de transmisión de fibra (…), una gran base de clientes y marcas de telecomunicaciones bien establecidas”, dijo Sims.

De acuerdo con la ACCC, comentarios del mercado han apoyado la opinión de que los precios caerían con la entrada de TPG como un nuevo operador de red móvil.

La propuesta de fusión establecía que la nueva compañía pertenecería en un 50.1 por ciento a Vodafone Hutchison (formada por la británica Vodafone y la australiana Hutchison) y el resto sería propiedad de los accionistas de TPT Telecom, el nombre de la firma fusionada.

TPG tiene aproximadamente 1.9 millones de suscriptores de banda ancha fija y alrededor de 430 mil suscriptores de su servicio de operador móvil virtual (OMV).

En 2017, la empresa comenzó a desplegar una red móvil con equipos Huawei, pero en enero de 2019 anunció que estaba suspendiendo ese despliegue como resultado de la guía de seguridad 5G del gobierno federal.

TPG realizó una oferta exitosa para un espectro de 2×10 MHz en la banda de 700 MHz a un precio de 1.26 mil millones de dólares, por lo que tiene la intención de convertirse en un operador de red móvil con una inversión de 600 millones de dólares para implementar equipos.

Iñaki Berroeta, CEO de Vodafone Australia, expresó su frustración por la decisión y el manejo de la ACCC al rechazar la fusión, luego de que las acciones de TPG y Hutchison Australia se desplomaran como resultado este miércoles antes de que el mercado se cerrara.

“Fue una decisión muy sorprendente y una manera muy sorprendente de ser comunicada”; dijo Berroeta.

4 COMMENTS

Comments are closed.