Austria y Australia se unen a la lista de los países de la Unión Europea y actualizan las reglas que rigen las actividades comerciales de los gigantes de Internet, toda vez que no se logró un acuerdo general.

Austria propone su propio impuesto, el cual está dentro del paquete de medidas presentado por el Ministro de Finanzas, Hartwig Loeger. Se introducirá un impuesto digital de 5 por ciento para las grandes corporaciones digitales, con ventas globales de 750 millones de euros, de los cuales 25 millones de euros se originan en el país.

“A través del paquete impositivo digital, se cierran lagunas fiscales y se garantiza que las grandes corporaciones digitales, las plataformas de agencias y las plataformas minoristas deben rendir cuentas”, aseguró Löger.

Una parte de los ingresos se destinarán al sector de los medios de comunicación nacionales y tradicionales para que puedan adaptarse a la era digital. Mientras que las plataformas de publicación de anuncios en línea, deberán informar sus ventas al estado para que pueda cobrar el impuesto.

Se planea que la regla entre en vigencia el siguiente año y que la medida combinada aumente cerca de 200 millones de euros para el Estado. Las nuevas reglas también eliminarán las exenciones del IVA para entregas de países extranjeros. Anteriormente, los pedidos valorados por debajo de 22 euros estaban exentos del impuesto.

Por su parte el gobierno australiano planea introducir reglas más estrictas que impongan mayor responsabilidad a las plataformas de redes sociales para contenido extremo y ofensivo.

Australia apunta a otro tipo de contención, tras los eventos violentos en Nueva Zelanda. El gobierno ha introducido nuevas reglas que harán responsables a los medios sociales por la difusión de material ofensivo.

El proyecto de ley sobre compartir material aberrante crea nuevos delitos para los proveedores de servicios de contenido y los servicios de alojamiento que no actúen rápidamente en la eliminación de videos que contengan “conducta violenta abominable”, definida como actos terroristas, asesinatos, intentos de asesinato, tortura, violación o secuestro.

La comunidad tecnológica y los expertos legales han criticado las nuevas reglas, tras el incidente. Facebook señaló que eliminó el video rápidamente, aunque no pudo utilizar la Inteligencia Artificial para identificar el contenido.

La Directora de Operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, prometió nuevas restricciones sobre cómo se pueden cargar y transmitir videos en vivo a la plataforma, aunque los detalles son increíblemente escuálidos. Facebook no querrá introducir demasiadas restricciones, por no impactar la experiencia del usuario.

Si bien los gigantes de Internet querrán resistirse al cambio, a pesar de dar la impresión de alentar una mayor regulación y permitir la intervención del gobierno, no podrán contenerse para siempre.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here