El Economista Nicolás Lucas

Las operadoras AT&T y Axtel consiguieron eliminar una condición establecida en sus títulos de concesión respecto a la explotación de las bandas radioeléctricas de los 7, 15, 23 y 38 Gigahercios (GHz), que las obligaba a realizar pagos anuales de derechos por el aprovechamiento de esas frecuencias, pero que no era una obligación para los concesionarios desde la entrega original de títulos, en 1998 y 1999, y porque la actual Ley Federal de Derechos tampoco establece un pago de derecho anual en particular para el tipo de uso que se supone darán las empresas a todas esas bandas.

Fue así que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) modificó los títulos de concesión, con la eliminación de la condición número 14 que disponía como obligación el pago de los derechos por el uso, aprovechamiento y explotación de los paquetes de espectro y que los equipos jurídicos de las compañías demostraron este año como improcedentes; y una condición además generadora de incertidumbre para los planes de Axtel y AT&T sobre el uso de las frecuencias, según los documentos de resolución que cuentan esta historia.

Las concesiones de las frecuencias habían sido refrendadas a favor de las compañías durante el año 2019. Ya en 2020, el IFT conoció por separado de las preocupaciones de las dos marcas y tras una discusión, el 20 de mayo la petición se aprobó en el pleno de comisionados luego de un análisis de los criterios fiscales. 

El IFT resolvió que sólo era válido imponer las cuotas por contraprestación ya cobradas a las empresas por el goce de las señales, por lo que entonces los pagos de derechos quedaron descontados, con voto por unanimidad de los actuales seis comisionados del pleno.

Ellos establecieron que se volverían a modificar o a estudiar modificaciones a esos títulos de concesión cuando hubiese también una modificación a la Ley Federal de Derechos o porque las empresas resuelvan explotar en un servicio distinto al que les fue autorizado para sus bandas.

De esta manera, fueron reescritos un total de veinte títulos de concesión de AT&T y uno de Axtel que les garantizan la tenencia de esas bandas de espectro, también llamadas milimétricas, por otros veinte años.

Un tecnicismo salva a AT&T de pagar más derechos por su espectro

A mediados del 2019, AT&T había conseguido renovar un total de 56 MHz en bandas de 7 GHz y 38 GHz por otros veinte años, para utilizarse en enlaces punto a punto, según el tramo de espectro.

Por las frecuencias, AT&T pagó como contraprestación de 23 millones 736,078 pesos en ese 2019.

En detalle, seis de los veinte títulos de AT&T contemplan la prestación de servicios de enlaces microonda punto a multipunto y los otros catorce son concesiones para servicio de provisión de capacidad de enlaces.

Pero ocurrió que en uno de los proyectos de resolución que se utilizaron para reescribir los títulos de concesión de AT&T, se escribió el enunciado por el que se autoriza una “prestación del servicio de provisión de capacidad para radioenlaces fijos”, cuando lo correcto debió ser una “prestación del servicio de provisión de capacidad para radioenlaces del servicio fijo”.

La redacción fue identificada por el comisionado Mario Fromow, que, luego de treinta años de experiencia en materia técnica, sugirió una reescritura del apartado, explicando de paso que no son lo mismo los conceptos de provisión de capacidad y provisión de enlaces, y después solicitó cambiar en el texto de resolución la palabra “fijos” por las palabras “del servicio fijo”.

De no haber existido esa identificación, AT&T hubiera recibido un título de concesión con conocimiento de autorización para un servicio, pero escrito otro en el documento y que la hubiese obligado a pagar millones de pesos en el tiempo por esas concesiones de espectro.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here