Azteca alega ‘ilegalidad’ en proyecto para terminar contrato de red dorsal de fibra en Perú

El abogado del actual operador de la RDNFO acusó que sería ilegítimo finalizar el contrato de concesión bajo las condiciones que plantea el gobierno, pero el MTC y Osiptel respaldan que es de interés público resolver la salida de Azteca.

623

La propuesta del gobierno para dar por terminado el contrato de concesión de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO) de Perú es ilegal, arbitraria e ilegítima, acusó el abogado de Azteca Comunicaciones, Enrique Ghersi Silva.

Durante una audiencia pública para discutir el tema, el defensor del actual operador de la red dorsal alegó que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) no tiene las bases para finalizar el contrato por la causal de interés público.

Según la visión de Azteca, el responsable de que la RDNFO no haya despegado es el Estado. “En nueve años, no se ha instalado la Rednace (…). Este cuello de botella es responsabilidad del Estado; no puede atribuirse al concesionario. Y no es un problema de interés público; es un problema de falta de actividad por parte del Estado para llevar a cabo la constitución de su red”, argumentó Ghersi Silva.

En marzo de 2021, el Ministerio inició el proceso de resolución del contrato con Azteca, siguiendo la causal de interés público porque la infraestructura se encuentra subutilizada y esto ha impedido avanzar en los objetivos de conectividad de banda ancha que se habían planteado en un principio.

Pero Azteca Comunicaciones no está de acuerdo con ese razonamiento. Incluso, el abogado de la compañía de capital mexicano afirmó que resolver el contrato de concesión no va a mejorar la situación de la RDNFO.

Por el contrario, “va a empeorar la situación, porque el nuevo concesionario tampoco va a poder proveer los servicios porque no existe la Rednace” ―la Red Nacional del Estado Peruano, que aprovecharía la red dorsal para conectar instituciones públicas―, y agregó que el nuevo operador del proyecto tendrá que asumir gastos por unos 200 millones de dólares.

También lee: Perú se juega el rumbo de la red dorsal de fibra con elecciones en puerta y la urgente brecha digital

En el mismo encuentro organizado por el MTC como parte del proceso para culminar el contrato, el Director General de Programas y Proyectos de Comunicaciones del Ministerio, Luis Castellanos Sánchez, afirmó que la causal de interés público es la opción más fundamentada, eficiente y de menor costo para la sociedad que debería beneficiarse de la infraestructura.

Castellanos recordó que el problema de la subutilización (en la actualidad se usa apenas 3.2% de su capacidad) de la red dorsal de fibra lleva varios años y Azteca no ha dado ni aceptado opciones para abordarlo. En 2018, el gobierno presentó una propuesta de adenda de flexibilidad tarifaria que la empresa rechazó; en 2019, Azteca ingresó un proyecto que el MTC no aceptó; y finalmente, en 2020, el Ministerio elaboró una contrapropuesta, pero el operador no la respaldó.

Piden suspender la revisión tarifaria

Desde el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel), el Director de Políticas Regulatorias y Competencia, Lennin Quiso Córdova, también señaló que el proyecto del Ministerio para poner fin al contrato con Azteca por dicha causal es razonable, ya que hasta ahora no ha ayudado a masificar el uso de Internet y cerrar la brecha digital.

Sin embargo, el directivo advirtió que el MTC también debe evaluar “las medidas o acciones pertinentes para dejar sin efecto o suspender la revisión tarifaria hasta que culmine el proceso de resolución contractual”.

Una de las cláusulas del acuerdo con Azteca indica que se hará una revisión tarifaria del servicio portador en septiembre de este año, por lo que se prevé que las tarifas serán nueve veces más caras debido a la baja demanda de clientes. Si no se detiene dicho ajuste, Quiso Córdova aseguró que se perjudicarán aún más las condiciones de la RDNFO.

Paola Márquez, gerente de Regulación de Entel, coincidió en este punto con el Osiptel. En la audiencia, la representante del operador reiteró que, de no atender la medida señalada sobre las tarifas, los problemas de la red dorsal de fibra se trasladarán a los usuarios actuales. En 2020, el proyecto únicamente tuvo 23 clientes; con tarifas más altas respecto a otros proveedores se prevé que pierda los pocos que le quedan.