Banqueros de Europa están preocupados por el crecimiento desmedido de WeWork

446

WeWork es el mayor ocupante privado de bienes raíces comerciales en Londres y Nueva York, y algunos bancos en Europa dicen que se muestran reacios a aumentar la exposición a una sola compañía.

Incluso el respaldo de SoftBank tiene un inconveniente. En enero, invirtió 6 mil millones de dólares adicionales en WeWork, pero se retiró de un plan para gastar 16 mil millones en una participación de control. Esa decisión asustó a algunos prestamistas.

El banco ING Groep NV se resistió a que un solo inquilino, WeWork, fuera responsable de pagar todo el alquiler en un edificio de ocho pisos en Londres. Su plan de acción fue derribar el edificio.

El riesgo es que si más bancos emulan las acciones de ING, WeWork podría luchar para mantener su rápida expansión en Europa.

En todo el mundo, la compañía enumera 630 ubicaciones en más de 30 países. Esta tasa de crecimiento es una base importante de la alta valoración de la compañía y la distingue de sus competidores.

Después de llegar a Londres en 2014, WeWork pasó años persuadiendo a los propietarios de que su marca de diseño de oficinas a la moda, relajado, énfasis en la comunidad y flexibilidad de pago mensual sería un ganador.

Funcionó, como lo demuestran las cerca de 50 propiedades que la compañía opera en la ciudad.

Los ejecutivos de WeWork reconocen que deben desarrollar sus relaciones con los bancos, pues la compañía pierde mucho dinero: 1.9 mil millones el año pasado. Además, su bono de 702 millones tiene una calificación de chatarra.

Londres es la ciudad más grande del mundo para el trabajo conjunto, por lo que es un mercado principal para WeWork.

Muchos de los bancos, fondos de crédito, compañías de seguros y otros prestamistas que conforman el mercado de deuda de bienes raíces comerciales ya han financiado al menos un edificio de WeWork.