Beneficios de las plataformas colaborativas

75

El Economista Jorge Bravo

Durante la pandemia, los modelos de negocio innovadores que generan nuevos mercados a partir de las tecnologías han jalado la economía y han generado prosperidad para diversos sectores. Es el caso de las plataformas colaborativas de movilidad y de entrega de alimentos.

Esa es la conclusión de un reciente estudio elaborado por el Laboratorio de Políticas Públicas del Centro de Investigación y Docencia Económica y la Asociación de Internet MX, “Las plataformas de entrega a domicilio en la economía mexicana”, con datos socioeconómicos del Inegi.

La indagación a cargo del académico Víctor Carreón arroja evidencia empírica que sostiene que las plataformas de entrega a domicilio como Uber Eats, Rappi, DiDi Food, entre otras, han generado beneficios a la economía como oportunidades de empleo en la industria restaurantera y mejores ingresos flexibles para los repartidores.

El estudio menciona que a partir de la llegada de la primera plataforma de reparto en 2012, se generó un crecimiento de 150% en la ocupación de repartidor, del cual 60% puede ser atribuido a las plataformas.

Un dato revelador es que el ingreso promedio mensual de los repartidores creció 117%, en comparación con el incremento de 25% de las demás personas ocupadas en la economía. Aún más: el ingreso de los repartidores a través de apps de entrega se ubicó en 2020 en 186.60 pesos, 33.96% más que el salario mínimo vigente ese año (123.22 pesos).

Aunque la ocupación de repartidor ya existía, hay que resaltar que estas fuentes de ingresos no existían antes de la irrupción de las plataformas de Internet, por lo que son atribuibles a factores como una mayor adopción de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como los smartphones; mayores conexiones de banda ancha móvil; mayor digitalización de pymes y negocios como restaurantes, tiendas de autoservicio o farmacias; y modelos de negocio que generan nuevos mercados y emplean recursos alternativos como bicicletas o motos.

Como parte de la adopción y aceptación social de esta modalidad de plataformas colaborativas, el espacio público ha sido adaptado para ofrecer mejores mejores condiciones de movilidad y seguridad para los repartidores, aunque falta mucho por hacer como en ciudades europeas, mucho más adaptadas para estas modalidades de transporte.

No se puede ignorar que la flexibilidad que ofrece este tipo de plataformas es parte de lo que las hace atractivas para los repartidores, como elegir horarios, jornadas e incluso plataformas de distintos proveedores en competencia, a diferencia de los horarios fijos de un negocio tradicional.

El documento señala que “los repartidores de tiempo completo señalaron que sus actividades en las plataformas les brindan ingresos suficientes para sus necesidades, les ofrecen flexibilidad laboral porque pueden escoger los horarios en los cuales trabajar, son su única fuente de ingresos, además de que manifestaron que antes de estas actividades experimentaron inestabilidad laboral”.

Otro de los beneficios que encontró el estudio, enmarcado en la pandemia, es que las apps de entrega favorecieron menos contagios, hospitalizaciones y fallecimientos por la enfermedad Covid-19, porque evitaron que el consumidor final saliera de su domicilio para realizar las compras.

Al mismo tiempo, permitieron que los establecimientos mercantiles como los restaurantes siguieran funcionando con modalidades de entrega de alimentos a domicilio, ante la prohibición de reunirse en esos espacios públicos para preservar la sana distancia.

Según el estudio del CIDE y la Asociación de Internet MX, a partir de bases de datos del Inegi y de la Secretaría de Salud, en un escenario moderado de contagio bajo el uso de plataformas de entrada previno al menos 484,758 contagios, 41,359 decesos y 90,601 hospitalizaciones.

Finalmente, otro de los beneficios fue la reducción de contaminantes atmosféricos, por el uso de bicicletas para la entrega a domicilio. Según el estudio, los ahorros en toneladas de CO2 no generadas fueron de 55,537 a 111,074 en 2020.

Se sabe que las innovaciones creadoras de nuevos mercados como las plataformas colaborativas, dinamizan otras actividades económicas. En 2020 hubo un incremento de 6% en las ventas de motocicletas en México, al vender 648 mil 713 unidades con cilindrada de hasta 175 cc –las más comunes para el reparto–, el volumen más alto desde 2013 cuando el Inegi comenzó el registro.

La producción de bicicletas -catalogada como una industria esencial durante la pandemia- tuvo en enero de 2021 un aumento de producción de 51.3 por ciento, el mayor aumento en cuatro años.

Las plataformas de movilidad y entrega a domicilio también han reducido los costos de transacción, es decir, democratizan productos y servicios que antes no estaban disponibles, a precios más asequibles para los consumidores finales.

Cualquier intento regulatorio tendría que considerar estos y otros beneficios de las plataformas colaborativas para las múltiples partes que participan del negocio. La regulación prohibitiva suele generar costos que siempre terminan trasladándose al usuario final, desvirtuando el modelo de negocio original que es la creación de nuevos mercados que antes no existían, oportunidades de ingresos y beneficios para múltiples sectores de la economía.

Twitter: @beltmondi