Biden confirma acuerdo con el Senado para inversión en infraestructura de comunicaciones

421

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este jueves que llegó a un acuerdo con los líderes del Senado sobre un plan de gasto en infraestructura de 579 mil millones de dólares, que incluye un paquete de 65 mil millones de dólares en fondos para la expansión de infraestructura de banda ancha.

El plan de infraestructura anunciado por el Senado y el presidente Biden representa un gasto total de 579 mil millones de dólares, que se sumaría a un plan de ocho años con recursos totales por 1.2 billones de dólares.

En un comunicado de la Casa Blanca, se detalla que del total de recursos disponibles para el plan de infraestructura, 312 mil millones de dólares serán destinados a infraestructura de transporte (vehículos eléctricos, seguridad, transporte público, etc.), mientras que 266 mil millones de dólares están etiquetados para Otra infraestructura, lo que incluye iniciativas para almacenamiento de agua, energía eléctrica y banda ancha.

“Las inversiones que haremos como resultado de este acuerdo son desde hace mucho tiempo. Pondrán a los estadounidenses a laborar en trabajos bien pagados reparando nuestras carreteras y nuestros puentes. Ofrecerán Internet de alta velocidad a todos los hogares estadounidenses, lo que reducirá el precio que la gente paga ahora por el servicio de Internet. Y cerrarán la brecha digital estadounidense”, señaló Biden durante una conferencia al anunciar el acuerdo.

La propuesta implica utilizar parte de las ganancias de las subastas de espectro 5G para financiar inversiones federales en infraestructura de banda ancha, así como los recursos actualmente disponibles en los estados para la inversión en conectividad.

El presidente Biden no puede firmar la legislación hasta que haya sido aprobada por el Congreso, y el Senado tiene como objetivo votar sobre el plan bipartidista el próximo mes.

El monto del acuerdo actual estaría por debajo del plan original de Biden de 2.25 billones de dólares. Además de infraestructura, el plan también incluía recursos para el cuidado de los estadounidenses de edad avanzada y en la capacitación de la fuerza laboral, lo que generó críticas de muchos republicanos, que querían ceñirse a los elementos de infraestructura clásicos.

Recomendamos: 12 claves para entender la visión digital y tecnológica de Joe Biden

Los demócratas dicen que todavía planean impulsar algunas de las disposiciones llamadas por el presidente “infraestructura humana” a través de una legislación separada.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, había dicho que su Cámara no consideraría el acuerdo bipartidista sin el paquete más amplio de recursos, que los demócratas intentarán aprobar utilizando el llamado procedimiento de reconciliación presupuestaria, el cual evitaría que pueda ser obstruido por los republicanos en el Senado.

En tanto, el acuerdo fue bien recibido por operadores e iniciativas locales de conectividad. Shirley Bloomfield, directora Ejecutiva de The Rural Broadband Association, celebró la disposición de los recursos para conectividad, pero también instó a los legisladores “a apuntar alto e invertir en tecnología de fibra preparada para el futuro y construida para durar”.

WISPA, una organización comercial que representa a los proveedores de servicios fijos inalámbricos (FWA, por sus siglas en inglés) y sus proveedores, respaldó la legislación, instando a los políticos a “invitar a la paleta más amplia de soluciones” y “proporcionar más espectro a los pequeños innovadores”.