Bolivia | El control de los medios, el anhelo permanente del MAS desde la era de Evo

89

FM Bolivia

El Pacto de Unidad, que aglutina a las organizaciones sociales del MAS, demandó ayer la elaboración de una Ley de Comunicación y rechazó el «nefasto papel de los medios de comunicación alineados y de propiedad de la derecha» en otro intento por conculcar la libertad de expresión y de prensa.

No obstante, la propuesta no es nueva. Durante los 14 años de gobierno de Evo Morales, líder del MAS, hubo varias propuestas para «alinear» a los medios de comunicación a la administración gubernamental y a la línea ideológica del partido.

Además de la difícil relación que tienen los medios de comunicación con los gobiernos, el MAS tuvo siempre en la mira a éstos desde los inicios del gobierno de Morales porque éste considera que la prensa lo maltrata y protege los intereses de partidos tradicionales del país.

Durante su administración se demandó a los medios compromiso «con la patria» y con la llamada «revolución democrática y cultural», y se registraron choques que llamaron la atención de los gremios de prensa y de organismos internacionales que defienden la libertad de prensa.

Para contrarrestar a los medios «contrarios» a su gobierno creó una red de medios estatales y cadenas como la radio de los pueblos originarios (RPO), reforzó la agencia ABI, la radio Patria Nueva y Bolivia TV con ayuda de gobiernos amigos como Venezuela e Irán.

Morales no dudó en acusar a los medios de ejercer «terrorismo mediático» mientras su vicepresidente Álvaro García Linera denunció supuestos «ataques sistemáticos» de los medios controlados por sectores de poder económico.

En 2007, el MAS impulsó una ley para presuntamente remover las «estructuras» de poder que estarían a cargo de los medios de comunicación con el objetivo de frenar los «excesos» de éste.

El proyecto entonces se llamó «Ley de Medios de Comunicación» que pretendía

reglamentar el trabajo de los medios, un Consejo Nacional de Ética y un Observatorio de Medios.

El intento fracasó; sin embargo, posteriormente se aprobaron normas «camufladas» para controlar a los periodistas y medios como la Ley contra el Racismo y Discriminación que al final tuvo que ser ajustada porque penalizaba la labor de los periodistas.

En 2011 también se aprobó una nueva ley de telecomunicaciones que dio el control mayoritario de las radiofrecuencias al Gobierno y a sus movimientos sociales, así el Estado se quedó con el 33%, los pueblos indígenas con el 17% y los sectores sociales con el 17%.

En 2016, después de la derrota de Morales en el referéndum del 21F se planteó la regulación de las redes sociales porque supuestamente éstas fueron las culpables de la propagación del escándalo del romance del entonces Mandatario con Gabriela Zapata.

Recientemente, el proyecto de Ley de Lucha contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas eliminaba la confidencialidad profesional que para los periodistas se denomina «secreto de fuente» y está garantizada por la Ley de Imprenta. La propuesta que puso en alerta a los gremios de la prensa fue archivada después de movilizaciones sociales.

Ahora la propuesta de las organizaciones sociales del MAS surge en un contexto de polarización entre el Gobierno y los medios de comunicación porque supuestamente éstos últimos forman parte de una «corporación mediática», en términos del vocero presidencial Jorge Richter.

El artista Abecor que publica sus viñetas en el diario Página Siete sufrió amenazas de muerte después de que publicó una caricatura del Procurador General del Estado, Wilfredo Chávez, y que fue respondida por él mismo de manera soez.