<> on October 6, 2015 in Manchester, England.

En una entrevista para BBC Breakfast, el Primer Ministro, Boris Johnson, ha insistido que no arriesgaría la seguridad del Reino Unido al actualizar la redes 5G, pero aseguró que los críticos de Huawei deben “encontrar un proveedor alternativo”.

“El público británico merece tener acceso a la mejor tecnología posible. Queremos poner banda ancha de gigabit para todos. Ahora, si las personas se oponen a una marca u otra, entonces tienen que decirnos cuál es la alternativa”, declaró.

Johnson agregó que, por otro lado, “no quiero, como primer ministro del Reino Unido, instalar ninguna infraestructura que vaya a perjudicar nuestra seguridad nacional o nuestra capacidad de cooperar con los socios de inteligencia de Five Eyes (Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia)”.

Durante meses, el Reino Unido ha estado debatiendo cuánto acceso otorgar a Huawei en el mercado de la banda ancha, en medio de la sugerencia estadounidense de que la infraestructura de la asiática es peligrosa para la seguridad.

Para el Reino Unido, los equipos de la compañía china se podrían usar en áreas no esenciales de una manera que mantenga la red segura. Como algunos de los equipos ya se han instalado, las compañías advierten que una prohibición total retrasaría el lanzamiento de 5G y costaría cientos de millones de libras. La negativa también podría poner en duda la promesa de Johnson de entregar 5G a la mayor parte del país para 2027.

Funcionarios de Estados Unidos visitaron ayer Londres con el objetivo de evitar que el gobierno británico permita que Huawei suministre equipos para las redes de quinta generación. La delegación, dirigida por el asesor adjunto de Seguridad Nacional, Matthew Pottinger, que también incluye funcionarios del Departamento de Estado, argumentó que no había forma de que el Reino Unido pudiera mitigar los riesgos de seguridad de dicha red.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here