Brasil | Anatel cumple con determinaciones del TCU sobre aviso de subasta 5G

Los cambios implican un nuevo precio de las bandas de 3.5 GHz y 26 GHz y la inclusión de metas para conectar las escuelas. El consejero Emmanoel Campelo será el nuevo relator del aviso 5G.

325

Ler em português

El área técnica de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil finalizó y anunció, esta semana, la reformulación de varios puntos en el aviso de subasta 5G, siguiendo las determinaciones y recomendaciones realizadas por el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU). La Agencia también seleccionó al nuevo relator del documento, el consejero Emmanoel Campelo.

Una de las determinaciones fue la revisión del cálculo del número de Estaciones de Radio Base (ERB) que se estima cubrirían el área urbana en la banda de 3.5 GHz, lo que modificó el valor de la banda.

Para la primera tarificación se utilizaron datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) de 2010 que, según el área técnica de la Anatel, resultaron en “distorsiones en relación a las áreas urbanizadas de algunos municipios”. La revisión ya fue hecha utilizando datos del IBGE de 2020.

Como resultado, el valor de la banda de 3.5 GHz pasó de 5.71 mil millones a 6.04 mil millones de reales, tanto para los bloques nacionales como para el regional. Sumando los valores de todos los bloques, el precio total de la banda es, aproximadamente, de 30.2 mil millones.

El área técnica compensó el aumento de precio con los compromisos, por lo que bajó el precio mínimo. Considerando todos los bloques en la banda de 3.5 GHz, el precio mínimo total fue de mil 318 millones de reales.

“En vista de dicha actualización y considerando la premisa de que el 90 por ciento del valor de rango debe ser en forma de compromisos, se identificó la necesidad de ajustar el ítem 7.6 del Proyecto de Notificación, a fin de prever la instalación de cantidades de diferentes ERB para municipios con población inferior a 30 mil habitantes. Es decir, se incrementó el volumen de compromisos con el objetivo de compensar el incremento del valor económico de las bandas”, dice el dictamen.

Banda de 26 GHz

El área técnica también aceptó la determinación del TCU de utilizar “el mismo tipo de tasa de conversión de dólares para las monedas locales en el estudio de precios de la banda de frecuencia de 26 GHz, como las estimaciones de paridad de poder adquisitivo (PPC) publicadas por el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el tipo de cambio del mercado”. Pero no se anunció el nuevo valor.

Conectividad en las escuelas

Se cumplió con la recomendación del TCU de utilizar los recursos de la banda de 26 GHz para compromisos de conectar escuelas públicas de nivel básico, como ya lo había dicho el Ministro Fábio Faria.

De acuerdo con el dictamen técnico, se estableció que los ganadores de la banda de 26 GHz no serán responsables de conectar las escuelas públicas del nivel básico, sino que deberán aportar el monto necesario a la Entidad Administradora de la Frecuencia de 3.5 GHz (EAF), que realizará las obras.

En cuanto al uso de los recursos de las obligaciones de hacer, en caso de que las empresas ganadoras no cumplan con los compromisos, los técnicos de la Anatel manifestaron que esta determinación no requiere un cambio en el borrador del aviso. Este es un “mandato que la Agencia debe observar al juzgar cualquier procedimiento administrativo sancionador como resultado del incumplimiento de las obligaciones de notificación”.

Anticipación del uso de la banda de 3.5 GHz

El TCU también recomendó evaluar la oportunidad de volver a discutir la inclusión en el aviso de mecanismos que permitan anticipar el uso de la banda de 3.5 GHz.

Este tema ya ha sido discutido por el Consejo Directivo de la Anatel. En su momento, se decidió que la anticipación de la activación de la señal 5G en determinadas zonas impone un coste “que no se puede descartar”. Esto se debe a que la activación de 3.5 GHz interferirá con todos los televisores abiertos que transmiten por satélite que se encuentren en el área de cobertura, generando una mayor cantidad de afectados que el universo de Registro Único.

“La anticipación no debería representar una adición a la propuesta original para la banda Ku. Además, la propuesta generaría una alta complejidad de organización y priorización de los numerosos estudios de viabilidad técnica a realizar en interés de cada adjudicatario de lotes de 3.5 GHz, haciendo que el EAF asuma la totalidad del coste de realización de estos estudios”.

Dado que el TCU volvió a plantear el debate, el área técnica de la Anatel recomendó al Consejo Directivo reevaluar el tema, tomando en cuenta los beneficios que se adelantarían.