Brasil | Anatel se defiende ante críticas por su modelo de precios para frecuencias 5G

362

Ler em português

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil decidió no esperar la nueva votación del Tribunal de Cuentas de la unión (TCU) sobre el aviso de la subasta 5G este miércoles 25 de agosto, para comentar algunos puntos cuestionados por el área técnica del Tribunal.

Este lunes, la Agencia se defendió de los comentarios de los técnicos sobre la metodología utilizada para la determinación de precios de las bandas de frecuencias y el riesgo de daño a la tesorería, explicando que el modelado utiliza como base empresas que ingresan al mercado.

Críticas

Un tema planteado por el TCU y reiterado por el Ministro Aroldo Cedraz, quien solicitó una vista del proceso y pospuso la aprobación del aviso, es que el modelo de precios definido por la Anatel colocó sólo 60 ciudades en Brasil como económicamente atractivas, dejando fuera capitales como Brasilia, Salvador y São Luís.

El TCU interpretó que la instalación de buena parte de la infraestructura necesaria para operar en estos lugares será financiada con recursos públicos de la Unión, valorados en 18.4 mil millones de reales en lotes nacionales y 7 mil millones en lotes regionales.

Defensa de la Anatel

La Agencia explicó, en una nota pública, que los planes de negocio elaborados para calcular el precio de las bandas de radiofrecuencia consideran siempre a una empresa que está ingresando de lleno al mercado, que debe construir su red desde cero, sin considerar infraestructura previa. Por lo tanto, las inversiones son más desafiantes para ellos que para las empresas que ya operan en el país.

“La Agencia no está llegando a la conclusión de que la operación móvil sea inviable en las grandes ciudades brasileñas, sino que los recién llegados enfrentarán mayores desafíos para operar en estas ciudades, dados las suposiciones hechas”, dice la nota.

La Anatel defiende que este método pretende posibilitar la participación del mayor número de competidores en la subasta y que los valores encontrados están de acuerdo con precios verificados en otros países. “Así, cualquier especulación sobre daños al fisco, en esta perspectiva, se basa en una mera corazonada infundada o desconocimiento del tema”, se lee en la nota.

En 2014, en la primera licitación de la banda de 700 MHz, la Agencia incluso consideró un modelo de precios que tuvo en cuenta el contexto de un operador ya establecido. “Sin embargo, esta posibilidad fue rechazada por el propio TCU”, recordó la Anatel.

Además, una eventual sobrevaloración del espectro es un riesgo de “generar lotes baldíos, sin comprador, o subir los precios que practican las empresas en el mercado, alejando las ganancias derivadas de la masificación de la conectividad en la sociedad brasileña”.

Finalmente, la Aencia manifestó que las premisas utilizadas en el cálculo de precios del aviso 5G están avaladas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que evaluaron positivamente la gestión del espectro realizada por la Anatel en 2020.