Brasil avanza en índice de innovación, pero aún no alcanza su máximo potencial

El país ocupa el puesto 57. A pesar de la mejora respecto a 2020, Brasil se encuentra 10 posiciones por debajo de su mejor posición, lograda en 2011.

252

Ler em português

Brasil mejoró sus indicadores de innovación en comparación con el año pasado y ahora es el país 57 en el Índice Global de Innovación (IGI), entre 132 países. La colocación brasileña está 10 posiciones por debajo de la obtenida en 2011, cuando alcanzó la mejor marca, la 47ª posición.

En comparación con otras naciones latinoamericanas, Brasil ocupa el cuarto lugar, detrás de Chile, México y Costa Rica. El ranking lo lideria Suiza.

Una evaluación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI) señala que Brasil aún tiene un largo camino por recorrer, dado el tamaño y el potencial de la economía del país. El objetivo de la carpeta es colocar a la nación entre las 20 primeras posiciones del ranking para 2030.

Para el gobierno, la mejora refleja iniciativas vinculadas a la Política Nacional de Innovación, lanzada a finales de 2020, como programas de apoyo a startups.

La Confederación Nacional de la Industria (CNI) dice que tres de los factores que mejoraron la posición del país fueron la retracción del PIB –lo que da una falsa percepción de avance por el uso de esta medida relativa en algunos indicadores–, la inserción de nuevos indicadores y la buena actuación empresarial, reflejados en el desempeño en medidas como Productos de alta tecnología y Valores recibidos por uso de propiedad intelectual.

La CNI también señala que existen tres indicadores sin datos para Brasil, dos de los cuales no son medidos por el gobierno –Gasto Bruto en I+D (Investigación y Desarrollo) de las empresas y Gasto bruto en I+D financiado desde el exterior– y el tercero se refiere a las empresas que brindan capacitación formal, medida que no fue actualizada para el país en un informe del Banco Mundial. “La falta de datos tiende a favorecer el posicionamiento en el ranking”, dice el grupo.

Brasil aún carece de políticas de incentivos a la innovación y ha sufrido cada vez más recortes en el financiamiento público a la agenda de ciencia, tecnología e innovación, según la CNI. Y las principales debilidades del país son la Formación bruta de capital, Facilidad para iniciar un negocio, Facilidad para obtener crédito y Tasa arancelaria aplicada.

El IGI 2021 fue publicado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en asociación con el Instituto Portulans, la CNI, la Confederación de la Industria India (CII), Ecopetro y la Asamblea de Exportadores de Turquía (TIM).