Brasil avanza hacia la regulación del uso de Inteligencia Artificial

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley 21/20, que establece principios, derechos y deberes para el uso de IA. El texto va al Senado.

203

Ler em português

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó la semana pasada el Proyecto de Ley (PL) 21/2020, que establece principios, derechos y deberes para el uso de la Inteligencia Artificial (IA) en el país. El texto va al Senado.

La versión aprobada fue el sustitutivo de la diputada Luisa Canziani (PTB-PR). La propuesta enumera varios aspectos de la tecnología que dependerán de la regulación del Ejecutivo a través de las agencias reguladoras y el Banco Central, por ejemplo.

Según el primer autor del PL, Eduardo Bismarck (PDT-CE), el objetivo del proyecto es “perfilar principios: derechos, deberes y responsabilidades”.

El proyecto de ley señala lineamientos para la acción gubernamental en todas sus instancias en relación al uso y promoción de sistemas de IA y define bases para el desarrollo y aplicación de tecnologías, como el fomento de la autorregulación; seguridad, privacidad y protección de datos personales; libre expresión de pensamiento y libre expresión de actividades intelectuales, artísticas, científicas y de comunicación.

“Buscamos orientar la futura actividad regulatoria en este campo para no inhibir el desarrollo tecnológico, sino para proteger a los ciudadanos brasileños de posibles riesgos”, dijo Canziani.

En julio, expertos en Inteligencia Artificial asistieron a una audiencia pública y expresaron su temor de que se hiciera una regulación sobre la investigación y el desarrollo de tecnología, lo que podría inhibir la innovación. También cuestionaron la urgencia con la que se estaba discutiendo el tema entre los diputados y pidieron más tiempo para un “debate multisectorial y robusto”, debido a la complejidad.

Opinión contraria

Recientemente, el grupo Coalizão Direitos na Rede (CDR) emitió una nota en la que indica que la propuesta ignora la complejidad del tema, ignorando los debates nacionales e internacionales sobre la regulación de la IA.

El grupo también cree que, si bien los principios y fundamentos están en línea con los avances internacionales, no existen “parámetros concretos para la implementación, supervisión y aplicación de estos ideales”.