Brasil deja que desear en la formación de profesionales en tecnología

Un estudio de Brasscom muestra que la formación de profesionales TIC en Brasil no va a la par con el crecimiento del sector, que ofrecerá 797 mil puestos de trabajo para el 2025. En 5 años, el déficit llegará a 530 mil.

210

Ler em português

Con el crecimiento del sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en Brasil, la demanda de profesionales especializados aumenta cada año. La proyección más reciente de Brasscom (Asociación de Empresas de Tecnología de la Información y la Comunicación y de Tecnologías Digitales) muestra que la industria brasileña demandará 797 mil profesionales entre 2021 y 2025.

A pesar de las buenas noticias de creación de empleo, el sector brasileño adolece de falta de mano de obra calificada. El país capacita aproximadamente 53 mil personas en cursos con perfil tecnológico por año, lo que se traducirá, en cuatro años, en un déficit de 530 mil profesionales.

“El nuevo estudio demuestra que el problema de la falta de talento se ha agravado”, dice Sergio Paulo Gallindo, presidente Ejecutivo de Brasscom, comparando el documento con el informe publicado hace dos años. En ese momento, la proyección era que la demanda sería de 420 mil profesionales de 2019 a 2024.

“Pero una cosa sigue vigente: Brasil tiene vocación para la tecnología y, si se resuelve este desafío de frente, el país no sólo asegurará que el sector siga creciendo exponencialmente, sino que también brindará oportunidades para una verdadera transformación de la realidad socioeconómica de miles de familias”.

Esto se debe a que el salario promedio en el sector TIC es de 5 mil 028 reales, mientras que el promedio nacional es de 2 mil 001. En servicios y software de alto valor agregado, los valores alcanzan 5 mil 805 y 5 mil 699, respectivamente.

En octubre, Gallindo dijo a DPL News que las razones de la falta de profesionales calificados en Brasil se basan en cinco puntos principales: bajo interés entre los jóvenes, debilidad en la educación secundaria, insuficiencia socioeconómica, capacidad emocional y el tema socio-racial.

Para la Asociación, es necesario despertar el interés de los jóvenes por la formación tecnológica, especialmente entre mujeres y negros. En los cursos de TIC, por ejemplo, el 85.2 por ciento de todos los estudiantes son hombres y sólo el 14.8 por ciento son mujeres.

ΣTCEM

En un intento por capacitar a más personas, Brasscom desarrolla la estrategia ΣTCEM (suma de Tecnología, Ciencia, Ingeniería y Matemáticas). La propuesta es ofrecer cursos electivos en cursos afines para capacitar a los estudiantes en las TIC.

Cuanto menor sea la afinidad del curso, mayor será la inoculación tecnológica. Por ejemplo, para la inoculación tecnológica de Big Data & Analytics, el curso de programación debe ofrecer las disciplinas Big Data & Analytics, Lenguajes de procesamiento de datos (R y Python) y Programación.

La Asociación argumenta que, con la estrategia, el número de personas capacitadas por ΣTCEM sería de 246 mil por año, superando la demanda. “Los datos muestran que hay mucho empleo en el sector, pero también que las redes de educación superior deben estar mejor alineadas con las necesidades del mercado laboral”, dice Helena Loiola, economista que coordinó el estudio de Brasscom.