Brasil necesita actualizar la Ley de Antenas para implementar la revolución digital

700

Brasil necesita actualizar lo antes posible la Ley de Antenas para que los municipios se puedan desarrollar, coincidieron el Secretario Ejecutivo del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones (MCTIC), Julio Semeghini, y el Secretario de Telecomunicaciones, Vitor Menezes.

“Tenemos que pensar en ello (las antenas) como una infraestructura necesaria para que Brasil implemente la revolución digital. Tiene que ser rápido, de lo contrario, podemos hacer mucho daño al país”, advirtió Semeghini durante su participación en el evento Ciudades Amigas de Internet: Desafíos para la conectividad.

“En la mayoría de los municipios, las antenas se consideran una edificación. La ciudad es muy estricta con estas edificaciones, que no tienen los requisitos previos mínimos para desplegar la antena porque no pueden obtener la licencia. Necesitamos un nuevo concepto de antena y lo vemos como un equipo y parte de la infraestructura para distribuir banda ancha”.

Recomendado: Comisión de Ciencia y Tecnología de Brasil aprueba proyecto para transformar a operadores de TVA en TV abierta

El ejecutivo de explicó que en los próximos años debería haber un aumento en la demanda de instalaciones debido a la llegada de 5G, que requiere cinco veces más antenas que 4G. Dado que 5G es la base de la futura economía digital, cuya presencia en la vida de los brasileños será fundamental para acelerar el desarrollo económico y la instalación de Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) y las ciudades digitales, el retraso de una modernización de la Ley puede conducir a una serie de dividendos para los municipios.

Iniciativa Fique Antenado

Durante el evento se lanzó el sitio web Fique Antenado, una iniciativa del Sindicato Nacional de Empresas de Telefonía Móvil Celular y Personal (SindiTelebrasil). En la página se pueden ver contenidos sobre la instalación de antenas celulares e Internet móvil, así como estudios, leyes y folletos sobre el tema.

“Tenemos en Brasil lugares donde pasaron más de 6 meses, 1 año, desde la solicitud de instalar una antena que sea estratégica para esa región o comunidad y no haya manifestación del órgano”, dijo Semeghini. Y afirmó que se busca definir un plazo obligatorio de manifestación de 60 a 90 días.